Quemar-calorias-raccoon-knows

Reír, cocinar y el ejercicio mental, son algunas actividades que pueden ayudarte a bajar de peso; sin embargo, un poco más de trabajo al día no puede sustituir el ejercitarse.

Para muchos de nosotros, el ejercicio es la gran maldición de nuestro día, si es que logramos hacer aunque sea un poco.

Pero hay maneras de quemar calorías que no necesitan una caminadora o pesas. Estas actividades son cosas que podrías hacer todos los días, desde cocinar y limpiar, hasta crucigramas.

“Es muy sorprendente cuánto puedes perder realizando estas actividades por un poco tiempo”, dijo Holly Lofton, directora del Programa de Control de Peso del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.

Sin embargo, un poco más de trabajo al día no puede sustituir el ejercitarse. “La mayoría de la gente está sentada seis horas al día, así que una hora en el gimnasio no hace la diferencia”, dijo Lofton.

Una buena carcajada para adelgazar

La risa no solo es la mejor medicina, es la forma más sencilla de quemar calorías. Reírse durante un show de comedia de 15 minutos puede quemar entre 10 y 40 calorías. Y esta actividad libera una hormona de bienestar llamada serotonina que podría reducir el apetito.

Pierde con la danza del vientre

Ya sea que ames la disco o que solo puedas tolerar un poco de baile lento en las ocasionales bodas, bailar tiene un gran potencial para bajar de peso. Bailar con tus amigos en una fiesta podría quemar entre 450 y 600 calorías, dependiendo de qué tan vigoroso lo hagas. Incluso mecerse en un concierto por una hora podría contrarrestar los efectos de esa pequeña orden de papas fritas de 230 calorías que te tentaron en el camino a casa.

Caliente y menos pesado

El sexo es uno de los mejores ejercicios fuera del gimnasio. Para aquellos que pueden lograr que dure 30 minutos, puede quemar cerca de 160 calorías. La misma cantidad de juegos previos quema cerca de 55 calorías.

Compra hasta que se te caigan los kilos

Cuando escombres a través de estantes de ropa o cajas de útiles escolares, debes saber que una hora de salir de compras puede quemar hasta 180 calorías. Y si vas a hacer el súper por el mismo tiempo, cargar tus compras puede hacer que quemes cerca de 260 calorías. Solo asegúrate de evitar “comer y comprar al mismo tiempo”, dijo Lofton.

Trabájalo

Para hombres y mujeres con sobrepeso, estar de pie en vez de sentados en el escritorio quema alrededor de 2 calorías extra por minuto y esto deriva en una pérdida de entre 7 y 9 kilos al año, de acuerdo con Mira Rasmussen, fisióloga del ejercicio de Obesity Action Coalition, un grupo de apoyo a la obesidad. También puedes intentar caminar en la oficina; un total de dos horas a la semana puede llevar a una pérdida de casi 4.5 kilos al año, estimó Rasmussen.

Desde el fondo

No tengas pena de aullar con tu canción favorita, al menos en la privacidad de tu propia casa o coche. Cantar puede quemar hasta 136 calorías. Mucho mejor si también bailas.

Corta la grasa

Cocinar puede parecer engorroso, pero 30 minutos en la cocina pueden gastar hasta 100 calorías. Claro, es mucho más fácil comprar algo en el camino a casa, pero “no obtienes los beneficios de cortar y moverte”, dijo Lofton.

Tiembla y enflaca

Puede que odies las heladas temperaturas de tu oficina, pero ese temblar descontrolado probablemente evite que subas de peso. Un reciente estudio pequeño encontró que las personas quemaban 438 calorías más en un cuarto a 15 °C que en uno a 27°C. A ese ritmo, podrías quemar hasta 18 calorías en una hora, solo por tener un poco de frío.

Barrida ligera

La casa no se va a limpiar sola, así que mejor empezar y quemar calorías. Para un hombre de tamaño promedio, toma 110 calorías hacer media hora de barrer y aspirar. Para una mujer de tamaño promedio, alrededor de 95.

Gasto mental

Cuando en verdad te concentras, puedes quemar 1.5 calorías adicionales por minuto. El cerebro —un chupa energía en comparación con el resto de los órganos— ya usa cerca del 20% de las calorías que consumes en un día. Pero demandar más de esas neuronas ya activas, digamos al concentrarnos en un crucigrama o Cubo de Rubik, puede elevar la cantidad de energía que gasta el cerebro.

FUENTE