image

 

Una de las partes más polémicas de la legendaria canción “Hotel California” del grupo de rock los Eagles es donde se menciona que el visitante, que se supone es un hombre que perdió la vida en un accidente de auto, duda de si podría estar en el Cielo o en el Infierno; después de algunas cosas, una mujer le muestra el camino.

“Había voces al final del pasillo, creí que las oí decir… Bienvenido al Hotel California”, dice luego la canción.

El debate se reabre después de que un integrante de la banda, el músico estadounidense Glenn Frey, muriera recientemente en Nueva York, según un informe de su familia.

El Hotel California, según Don Henley, su compositor, intenta reflejar el ambiente decadente y de fin utopía, las abundantes drogas como la cocaína y diferentes excesos que, especialmente, se localizaba en el mundo del rock y en la ciudad de Los Ángeles.

Explicación satánica

Pero hay explicación satánica, que sostiene que el tema se inspiró en el recinto de un templo cristiano convertido o en iglesia satánica o en lugar de culto y reunión de diferentes prácticas ocultistas. En ese marco es donde aparece Anton Szandor Lavey.

El músico era hijo de un pastor protestante, antes de convertirse en personaje popular gracias al satanismo, trabajó en la orquesta sinfónica de San Francisco, como fotógrafo, como artista circense y como músico de cabaret, e incluso corrió el rumor de haber conocido a Marilyn Monroe antes de ser famosa.

En 1966 creó la Iglesia de Satán. Escribiendo la “Biblia Satánica”, publicándola en 1969. Y aquí comienza el rumor que lo relaciona con un “Hotel California”, con “The Eagles” y su canción, pues se dice que en 1966 escribió o comenzó a escribir su Biblia en ese hotel, y que la canción fue escrita por “The Eagles” para celebrar el décimo aniversario de ese comienzo, a petición de Lavey.

Leyenda satánica de la canción

La polémica incluye hasta la portada del álbum, dado que se supone que aparece en una de las ventanas del Hotel Beverly Hills, emboscada, la figura de Lavey, cuando no estaba allí en el momento de tomar la foto y no se le hizo ningún montaje.

El contenido de la letra de la leyenda satánica tiene varias interpretaciones, una versión dice que se describe una misa negra con sacrificios incluidos, personajes extrañísimos como la bestia, el capitán, el conspicuo recepcionista, etc., estos podrían ser los participantes en la ceremonia.

A partir de descifrar el contenido y significado de la letra de la canción, que se describe una muerte en accidente automovilístico y la entrada al infierno del conductor, así como una breve descripción de éste. El conductor, pese al “marketing” infernal se da cuenta de donde está y trata de huir corriendo del lugar, solo para tropezarse en la salida con el guardián, que le dice que allí se puede entrar pero no salir, aunque, eso sí, puede escoger lugar de estancia…

Interpretación infernal del texto

En una oscura autopista del desierto, el viento frío en mi pelo

Cálido olor a ‘colitas’, extendiéndose por el aire.

(alguien va por la carretera, bajo el efecto del alcohol y las drogas, va en la autopista en un coche, un mercedes, explicado en la misma letra más abajo).

Por delante, en la distancia, vi una luz trémula .

(momento de choque del coche, un momento adelante).

Mi cabeza se volvió pesada y mi vista se volvió borrosa

(instante en que muere).

Tuve que parar a pasar la noche. Allí estaba ella en la puerta

(obligado a parar por la muerte).

Oí la campana de la misión. Y estaba pensando para mí. “Esto podría ser el Cielo, o podría ser el Infierno”.

(se supone que es el infierno).

Entonces ella encendió una vela y me mostró el camino

(el espíritu de la muerte le llevó adonde tenia que ir).

Había voces al final del pasillo, creí que las oí decir…

(se supone que son almas que se lamentan por estar en el infierno pese a su impresión inicial “favorable”).

Bienvenido al Hotel California. Que lugar tan adorable. Que cara tan adorable.

(esa seria la impresión inicial “favorable” del infierno, por eso lo de cara encantadora).

Cantidad de espacio en el Hotel California. Cualquier época del año, lo puedes encontrar aquí

(se supone que el infierno es un lugar que nunca se llena, digamos que es un hotel sin “overbooking”).

Su mente es retorcida a lo Tiffany, tiene las curvas del Mercedes. Tiene muchos guapos, guapos chicos, que llama amigos. Cómo bailan en el patio, dulce sudor veraniego.

(Aquí Tiffany parece ser la persona que tiene la experiencia, de la cual narra la canción).

Algunos bailan para recordar, algunos bailan para olvidar

(se supone que en el infierno habrá quién querrá olvidar lo malo que hizo y otros querrán recordar algo bueno que hubieran hecho).

Así que llamé al Capitán. “Por favor, traígame mi vino”. Dijo, “No hemos tenido ese ánimo desde mil novecientos sesenta y nueve .

(aquí las versiones difieren, esto podría hacer mención a algún rito celebrado en el hotel california en ese año, pero también podría ser una referencia a la fecha de la publicación de la primera edición de “La Biblia Satánica” de Lavey).

Y todavía esas voces siguen llamando desde lo lejos. Despertándote en medio de la noche. Sólo para oírles decir… Bienvenido al Hotel California. Que lugar tan adorable. Que cara tan adorable

(las voces nunca callan).

Ellos viven la gran vida en el Hotel California. Que agradable sorpresa, trae tus coartadas

(son los que piensan que en el infierno lo pasan bien).

Espejos en el techo. El champagne rosa en el hielo. Y ella dijo “Todos somos prisioneros aquí, de nuestro propio ardid”

(se supone que por ese ardid han caído en el infierno, donde serán prisioneros eternos).

Y en las cámaras del maestro Se reunieron para la fiesta. La cortan con sus cuchillos acerados, pero no pudieron matar a la bestia.

(quieren matar al que los tentó y el culpable de que estén ahí, pero no pueden matarlo).

Lo último que recuerdo, estaba corriendo hacia la puerta. Tuve que encontrar el camino de vuelta al lugar donde estaba antes .

(el protagonista se da cuenta que no se encuentra en ningún lugar agradable y festivo, pese a lo que las voces dicen, y quiere salir).

‘Relájate’ dijo el vigilante nocturno. Estamos programados para recibir. Puedes desocupar tu habitación tantas veces como quieras ¡pero nunca puedes marcharte!

(El recepcionista sabe que el infierno es un lugar en el que se entra, en el que se puede mover, pero que no se puede salir).

Fuente