image

 

Tras más de dos semanas de vivir en el escándalo por su comunicación con Joaquín “El Chapo” Guzmán, Kate del Castillo fue captada por primera vez saliendo con una amiga a divertirse.

La protagonista de “La Reina del Sur” acudió a un restaurante de comida mexicana en Los Ángeles junto a la conductora local Jillian Barberie, con quien tiene una amistad desde su mudanza a esta ciudad californiana.

Y de acuerdo con un comentario en las redes sociales de Barberie, al salir el personal que trabajaba en la cocina del local “aplaudieron” a la actriz para mostrarle su apoyo y amor.

Pero a su llegada, este par fue interceptado por un paparazzi, que no dejó de hacerles preguntas en un video publicado por TMZ.

La primera palabra de la actriz mexicana al paparazzi fue “yes”, para corroborar lo importante que a sido tener una amiga en estos difíciles momentos, mientras las autoridades mexicanas la investigan por supuestos nexos con el ahora prisionero capo, tras su encuentro y comunicación mientras este estaba prófugo.

El intrépido camarógrafo también le pidió hablar de su compañero de aventuras, Sean Penn. Pero ella fue más que clara con su respuesta.

“¿Sabes qué? No hablo de él”, respondió Kate en inglés.

Y ante la insistencia del paparazzi, comentó una vez más y serenamente que no quería hablar del famoso actor.

Tampoco habló del polémico artículo de Penn, publicado en la revista Rolling Stone.

Y su amiga, agregó que no querían hablar del asunto para no perder el apetito.

“Hoy es una noche para las chicas. Queremos un poco de comida mexicana, unas margaritas”, comentó Barberie.

Ante la pregunta de qué si esperaban visitar México próximamente, su amiga inteligentemente dijo que le fascinaría ir a Cabo San Lucas para disfrutar del Sol y Kate discretamente se limitó a decir “¡ojalá!”.

Fuente