image

 

El hipotiroidismo, o tiroides hipoactiva, se presenta cuando la tiroides no hace el trabajo que debería. Es importante recordar que la tiroides es la glándula más importante del cuerpo.

Debido a que afecta a una gran cantidad de procesos, su mal funcionamiento pone en riesgo tu salud. Por desgracia, los primeros síntomas de que algo va mal pueden pasar desapercibidos al inicio.

Te recomendamos que siempre estés alerta a estas señales de alarma:

Debilidad y pérdida del cabello

El hipotiroidismo puede conducir a diferentes tipos de afecciones capilares. Los problemas más comunes son el adelgazamiento, caída, puntas abiertas y resequedad.

Si siempre has tenido un cabello sano y, de pronto, aparecen estos problemas, debes prestar atención a otros síntomas. No deberías prepocuparte si es el único cambio que notas.

A veces, ciertos cambios en la alimentación y estilo de vida pueden afectar el crecimiento y belleza del cabello.

En caso de que tu familia también presente problemas con su cabello, más que hipotiroidismo podría ser un problema genético.

Sensación de frío constante

Sentir el ambiente a tu alrededor frío en todo momento a pesar de que sabes que no es así es un problema asociado al hipotiroidismo. Este es uno de los signos más fiables de que tu tiroides no funciona adecuadamente.

Esto se traduce en una intolerancia al frío. La diferencia entre esta hipersensibilidad y el frío real es que sentirás un dolor profundo en los huesos.

Antes de preocuparte por el frío debes analizar si es un problema climático. Si te has mudado de ciudad recientemente puedes notar ciertas molestias con el clima.

En caso de que no hayas hecho ningún cambio, es importante que visites a tu médico.

Fatiga mental

¿Te encuentras sufriendo olvidos y fatiga mental? ¿Te pasa incluso si llevas una alimentación bastante sana?

La fatiga mental es un problema bastante común en quienes tienen jornadas laborales muy estresantes. Sin embargo, si luego de tomar un debido descanso permanece la sensación de fatiga mental, podría tratarse de un síntoma del hipotiroidismo.

Hay un fuerte vínculo entre los niveles hormonales y el funcionamiento de los órganos de tu cuerpo. La escasez de la hormona tiroidea debilita tu cerebro.

Esta es la razón por la que aparecen las lagunas mentales. Todos las hemos experimentado alguna vez y es totalmente normal.

En caso de que estas aparezcan de forma constante podría ser indicio de un problema de hipotiroidismo.

Súbito aumento o disminución de peso

Cuando la tiroides no se encuentra funcionando adecuadamente puedes presentar súbitos aumentos o disminuciones de peso. Estos no estarán determinados por cambios en hábitos alimenticios.

Los cambios de peso en este caso se dan de forma inmediata. La razón es que las hormonas producidas por la tiroides controlan el almacenamiento y uso de grasas del cuerpo.

Cuando la tiroides no trabaja como debería, la grasa tampoco se quema correctamente. En algunas personas puede comenzar una combustión excesiva de las calorías, mientras que, en otras, se acumulan sin gastar.

Dolor y calambres musculares

¿Estás teniendo calambres y dolores musculares constantes? A menos que hayas comenzado a hacer ejercicio recientemente puede ser síntoma de hipotiroidismo.

Cuando tu tiroides falla, la síntesis de minerales provoca dolores y calambres en articulaciones y músculos.

Las principales áreas del cuerpo afectadas son las manos y músculos de las piernas.

Depresión

¿Te sientes triste, poco interesado por las actividades comunes y depresivo? El hipotiroidismo tiene este efecto, por la compleja combinación de hormonas que se da.

La depresión inducida por la hormona de la tiroides aparece por los desequilibrios. En estos casos encontrarás que la terapia y cambios de conductas no mejoran la situación.

Lo necesario en este tipo de depresión es el consumo de medicamentos. A través de estos se logrará el equilibrio, pero debes saber que no es una tarea sencilla.

Aunque se lleven a cabo diversos estudios, el médico deberá hacer varios ajustes antes de encontrar las cantidades adecuadas.

Resequedad en uñas y piel

Uñas y piel reseca son una clara señal de que sufres hipotiroidismo. Cada uno conoce su cuerpo y seguro que sabes que algunos meses o condiciones provocan resequedad.

Es muy común experimentarla durante los meses de invierno, cuando el aire es seco y los vientos son fríos y constantes. Un problema claro se presenta cuando la resequedad es constante.

El problema con la resequedad es que, si no se trata a tiempo, la piel puede sufrir graves lesiones. Comenzará a partirse y podrían darse algunas infecciones. Es una situación muy problemática para quienes viven con enfermedades como la diabetes.

Disminución del deseo sexual

¿Te has dado cuenta de que tu deseo sexual ha disminuido considerablemente sin razón alguna? Esto puede ocurrir por muchos otros factores. Una vez que hayas descartado el estrés, problemas circulatorios y una mala relación de pareja, deberías pensar en revisar tu tiroides.

Puedes estar tranquilo porque la mayoría de las veces la disminución del deseo sexual no es tu culpa. Por lo general, puedes encontrar que es solo un síntoma y, tratando el problema principal, todo regresa a la normalidad.

Los síntomas que te hemos mencionado también pueden ser indicativo de otra clase de problemas.

No obstante, si te percatas de dos o más de estas condiciones al mismo tiempo, acude con tu médico. Una revisión general ayudará a responder tus dudas.

Normalmente basta con algunos estudios muy sencillos para saber si tu tiroides tiene alguna condición que necesite tratamiento.

Fuente