image

 

Después de que el cantante Chris Brown haya sido acusado por su expareja Nia Guzman, quien desea un aumento de la manutención de 2,500 dólares a casi 16,000 al mes, de provocar asma a la hija de ambos, Royalty (1), al fumar en exceso cuando está con ella, el artista ha utilizado Instagram para recalcar que dejó el hábito hace un mes y que nadie fuma cerca de la niña.

“Es totalmente falso. Dejé el tabaco en Año nuevo. Nadie fuma cerca de mi hija. Es obviamente una invención para conseguir más ingresos. Cuido de mi hija y nunca le pondría en una situación que la perjudicara”, escribió en un post ya borrado de Instagram.

Chris quiso negar las acusaciones puesto que considera que lo primero que tiene en mente es el bienestar de su hija.

“Estoy tan harto y cansado de personas negativas tratando de usarme y difamarme. Todas estas molestas tonterías, cada uno sabe lo que hace. Mi hija es mi orgullo y mi alegría y no jugarán conmigo porque mi estilo de vida sea diferente al de las otras personas involucradas. Esto tiene que parar”, añadió.

En los documentos que ha interpuesto la modelo pide a Chris que contrate una niñera o restringirá sus visitas a Royalty, pero Chris no cree que necesite ayuda.

“Mi hija es la más joven de su clase y la más avanzada. Mi madre y yo nos hemos asegurado de que mi hija esté aprendiendo constantemente y siendo creativa, además de que velamos por su seguridad”, se leía en la red social.

Sea como sea, Chris prefiere no continuar avivando el conflicto.

“No voy a contestar a todas las cosas negativas, por lo que simplemente digo que Dios bendiga a cualquiera que lo esté pasando mal y que necesite usarme para mejorar su vida aunque yo cumpla con mis deberes como padre”, concluyó.

Fuente