image

 

Ashton Colby, de 23 años de edad y originario de Columbus, Ohio, renunció a la posibilidad de convertirse en Miss América por cumplir su sueño de transformarse en hombre.

Hace cuatro años Ashton era una chica rubia con una figura envidiable, características que le permitieron competir en certámenes de belleza desde sus 17 años de edad y ser una de las finalistas de Miss Ohio en 2011, sin embargo, en secreto lo que deseaba era vivir como un hombre.

En 2012 la joven decidió iniciar la transición con un tratamiento de testosterona y posteriormente, se sometió a una mastectomía doble que costeó con la ayuda de su padre. Ahora aún está por decidir si se someterá a una cirugía de reasignación sexual.

“Esa hermosa chica rubia en realidad no era yo. Estoy mucho más feliz como hombre y no echo de menos los vestidos ni el maquillaje. Me encanta tener bíceps. Este es mi verdadero yo”, dijo Ashton en una entrevista para distintos medios.

Ashton, quien prefiere no revelar su nombre original, explicó que le resultó muy difícil explicar lo que desde pequeña había sentido. “Cuando me declaré transgénero la gente no entendía que yo quería ser un hombre porque decían que era una chica muy bonita”.

“Desde edad temprana, [yo] sabía que sería más feliz si era un hombre, pero [todos] ignoraron mis sentimientos y entonces me esforcé por tratar de encajar”, declaró.

“Mi mamá quería que [yo] hiciera ballet y usara vestidos, pero yo era un marimacho y me gustaba el béisbol”, añadió.

Fue a los 13 años de edad que Ashton confesó a su familia su atracción por las mujeres, sin embargo, aún no sentía que era la persona que quería ser.

Las exigencias de su familia por comportarse como una mujer llevaron a Ashton a ser “una lesbiana femenina y poner mucho esfuerzo en tratar de convencer a la gente que yo era feliz”.

La entonces adolescente comenzó a ir al gimnasio, teñirse el cabello y usar maquillaje, aspecto que llamó la atención de los entrenadores del certamen de belleza de su localidad, uno de varios concursos que ganó.

Ashton asegura que al ganar estos concursos reprimía más sus deseos de ser hombre, pues mostraba al público su belleza y figura femenina de la que en realidad se sentía avergonzada.

En 2011, confundida por su sexualidad, decidió que el certamen Miss Ohio, el cual podría haberlo llevado a Miss América, sería el último en el que participaría.

“Todo el mundo me dijo que iba a lamentar mi decisión”, a excepción de su padre, quien no sólo aceptó sus preferencias, sino que lo apoyó económicamente en su transformación.

Actualmente, Ashton cursa la universidad y vive con su novia, con quien lleva un año de relación.

El joven asegura que YouTube, medio al que acudió para informarse, también lo ayudó en su transición, por lo que decidió mostrar su proceso en el sitio web y en redes sociales, para orientar y apoyar a quienes están en la misma situación que él vivió.

“Soy lo suficientemente seguro. Ahora puedo explorar lo que realmente soy, no me importa lo que otros piensan. “

Fuente