image

 

La relación entre Mariah Carey (45) y el millonario australiano James Packer (48) va viento en popa después de comprometerse en enero.

Sin embargo, entre sus planes no se encuentra el aumentar la familia por temor a perjudicar con ello a los hijos de la cantante, Moroccan y Monroe (4), fruto de su fallido matrimonio con Nick Cannon.

“No. Moroccan y Monroe son mis dos bebés y creo que se pondrían muy celosos”, aseguró tajante Mariah en el programa de televisión ‘The Lowdown with Diana Madison’ cuando le preguntaron si James y ella querían tener hijos juntos.

Además, ni Mariah ni su futuro marido se mudarán a Australia -país natal de James- tras su boda para no perturbar la rutina de los pequeños.

“(Volver a Australia) no está en sus planes. Yo soy estadounidense”, explicó la artista, que actualmente mantiene una serie de conciertos en Las Vegas.

Aunque Mariah comenzó su relación con James el verano pasado, aún tiene mucho cuidado cuando habla con Moroccan y Monroe sobre su relación con él o sobre su futuro enlace debido a su corta edad.

“No he hablado con ellos del tema en profundidad porque son muy pequeños, aún no entienden las cosas. Tienes que ir despacio, explicarles todo y asegurarte siempre de que saben que esto va a ser bueno para ellos. Sus vidas no van a cambiar”, revelaba recientemente la cantante a E! News.

Fuente