image

 

Con este delicioso jugo de apio, zanahoria y linaza vamos a conseguir que nuestro colon esté fuerte y libre de bacterias nocivas que lo pueden inflamar y enfermar.

Es importante tener en cuenta que un colon sano es reflejo de una buena salud general. Ahora bien, vale la pena recordar que el colon es un órgano donde habitan microorganismos esenciales para su propio equilibrio.

Por ello, debemos ir con cuidado con esos remedios que buscan solo “limpiar y depurar”.

El colon debe disponer de sus propias bacterias, de sus microorganismos para llevar a cabo su propia limpieza y la síntesis de la vitamina K. Por ello, con este jugo lo nutriremos y lo fortaleceremos sin romper dicho equilibrio.

Te explicamos cómo elaborarlo.

Cuidar de tu colon con jugo de apio, zanahoria y linaza
A nuestro colon le gusta, ante todo, que le ofrezcamos alimentos frescos, sanos y llenos de antioxidantes.

Sin embargo, una alimentación rica en grasas saturadas, conservantes, azúcares y harinas blancas lo que hace es “sobrecargarlo” hasta tal punto que ese entorno de microorganismos beneficiosos se destruyen poco a poco.

A modo de curiosidad te diremos que, según nos explican varios estudios, el colon alberga hasta 400 tipos de microorganismos diferentes, una microflora anaeróbica que, a su vez, es muy sensible a cualquier agente patógeno llegado por problemas de estreñimiento o una mala alimentación.

Descubre también cómo cuidar de tu colon de modo natural

Una forma excelente de fomentar esa salud y equilibrio interno de nuestro colon es tomando cada día este jugo natural. Toma nota de cómo pueden ayudarte sus tres ingredientes principales.

Cuáles son los beneficios del apio para adelgazar

Apio

¿Sueles consumir apio muy a menudo? Entonces no solo tu colon lo agradecerá. Tu salud digestiva general también se verá muy favorecida por los múltiples nutrientes y vitaminas de este vegetal.

El apio contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B9, C y E, y minerales como el potasio, sodio, calcio, cinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio.
Es una fuente de nutrientes de origen vegetal que se digiere muy bien y, por tanto, llega de forma rápida hasta las mucosas del intestino y el colon para fortalecer su microflora.

Otro dato importante sobre este jugo de apio es su alto contenido en un tipo aceite esencial que lucha contra la inflamación del colon. Es algo muy recomendable, así como la fibra presente en sus hebras.
El apio, además de ser diurético y laxante, contiene unas enzimas que inhiben el crecimiento de las células cancerosas. Como ya sabes, uno de los tipos de cáncer más comunes a día de hoy es el de colon.

Por ello, vale la pena introducir en nuestra dieta este jugo de apio.

Zanahorias

Uno de los vegetales más ricos en antioxidantes y favorecedores de la salud intestinal son las zanahorias.

Sus beta-carotenos, su pectina y su vitamina C van a combatir tanto la inflamación, como las lombrices o cualquier tóxico que altere el equilibrio interno del colon.

Conoce 8 beneficios de beber cada día un vaso de agua tibia con limón en ayunas

Semillas de lino

Si el apio y las zanahorias nutren y protegen el colon, las semillas de lino o linaza van a depurarlo a la vez que van a respetar esas bacterias saludables necesarias para que este órgano cumpla su función.

Las semillas de lino eliminan de las mucosas depósitos fecales y parásitos que puedan desarrollarse en esta parte de nuestro organismo.
Favorecen la eliminación y depuración de las grasas.
La linaza es muy adecuada para combatir la inflamación y fortalecer esos tejidos heridos por un pH demasiado ácido que enferma nuestro colon.
Si nos acostumbramos a tomar una cucharadita (unos 5 gramos) de semillas de lino molidas cada día en nuestro desayuno, notaremos grandes beneficios al cabo de dos semanas: mejores digestiones, mejor tránsito intestinal y unas defensas más fuertes.

Cómo preparar mi jugo de apio, zanahorias y linaza

Ingredientes
2 zanahorias
1 rama de apio
1 cucharadita de semillas de lino molidas (5 g)
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación
Lo más importante es encontrar zanahorias y un apio bien fresco, sanos y de producción orgánica. Nuestro colon es muy sensible a los tóxicos ambientales y a los alimentos procesados o con bacterias.
Por ello, no olvides lavar bien todos los alimentos antes de cocinarlos o procesarlos.

Una vez hayas lavado el apio y las zanahorias, procede a cortarlos a trocitos para facilitar el licuado. ¡Muy fácil!
A continuación, llévalos a la licuadora y no olvides añadir ese vaso de agua para conseguir un jugo bien homogéneo y atractivo.
Una vez lo tengas en tu vaso favorito, añade esa cucharadita de linaza molida. Se disolverá más fácilmente y te sentará muy bien.
Toma este jugo natural cada mañana en tu desayuno, sin olvidar cuidar de tu alimentación e introducir además algún alimento probiótico que proteja esa microflora interna de nuestro sistema digestivo.

Fuente