image

 
La llegada de Kanye West a la ciudad de Los Ángeles el pasado viernes dejó un hecho bastante curioso, ya que el controvertido rapero se convirtió en pacificador entre dos fotógrafos que se encontraban en el lugar.

La aparición de West parece haber calentado los ánimos más de la cuenta entre un grupo de camarógrafos y fotorreporteros que se encontraban a la salida del aeropuerto, esperando para obtener la mejor imagen de la estrella.

Dos de los presentes iniciaron una discusión que luego se trasformó en una pelea. De inmediato, el padre de North y Saint saltó en medio de los dos y abrazó a uno de los agresores en su intento por detenerlo.

La precisa intervención de Kanye evitó que el hecho pasara a mayores y de hecho mostró una cara positiva del cantante, quien se ha visto involucrado en una serie de controversias recientemente por sus polémicos comentarios en las redes sociales.

Contradictoriamente, en el 2008, Kanye tuvo que afrontar acusaciones legales por verse involucrado en altercados con fotógrafos.

Fuente