image

 

Después de que Justin Bieber revelara hace una semana que no descarta tener de nuevo un mono como mascota, la asociación North American Primate Sanctuary Alliance (NAPSA) le ha instado a pensárselo dos veces ya que no le considera capaz de satisfacer los cuidados especiales que requiere un animal de esas características.

Esta desconfianza se debe al incidente que protagonizó el cantante cuando llevó a su mono OG Mally -que recibió como regalo de cumpleaños- a Alemania en marzo de 2013, donde el animal fue retenido por los oficiales de aduanas de Múnich y puesto en cuarentena a pesar de que, según explicó Justin recientemente, todos sus documentos estaban “en regla”.

“Por favor, no repitas ese comportamiento irresponsable. Simplemente no es posible satisfacer las necesidades especiales de tu mono en una vivienda privada… Sería peligroso tanto para ti como para tu mono, además de irresponsable debido a tu fama”, dice el comunicado de NAPSA.

Mono Justin Bieber

Del incidente con OG Mally Justin aprendió que, si en un futuro vuelve a tener un mono como mascota, no “viajaría con él”.

“Desde luego no le llevaría conmigo a Alemania, tampoco viajaría con él. La gente siempre me dice: ¿Por qué te compraste un mono? Si tú pudieras comprarte un mono, también te comprarías un pu** mono. Los monos son geniales“, explicó Justin recientemente a la edición estadounidense de la revista GQ.

Sin embargo, puede que el comunicado de NAPSA haga que Justin se lo piense dos veces antes de tener otro mono como mascota ya que la razón por la que le confiscaron a OG Mally en un primer lugar fue que ignoró los consejos de su equipo, que le recomendó que no llevara al animal con él a Alemania.

“Todo el mundo me dijo que no llevara al mono. Todo el mundo. Todos me dijeron que no lo llevara conmigo. Y yo les decía: ‘Venga chicos, ¡no va a pasar nada!’. Y sí pasó. En Alemania ese tipo de mono está en peligro de extinción o algo así… pero yo tenía los papeles. Incluso tenía puesto por escrito que era un mono de circo y que podía viajar y toda esa mi*rda. Tenía todos los papeles en regla. Las cosas se torcieron”, añadió Justin.

A Justin le dieron de plazo hasta el 7 de mayo de 2013 para facilitar la documentación adecuada de su mono. Cuando no fue capaz de hacerlo, los oficiales alemanes le exigieron un total de 8.000 dólares para cubrir los costes de trasladar a OG Mally -que actualmente reside en el Serengeti Park de Copenhague– a un zoo.

Fuente