image

 

El jugo de granada es un remedio casi “virtuoso” para reducir nuestros niveles de ácido úrico. Su alto contenido en polifenoles y antioxidantes hacen de él un complemento ideal para nuestra dieta.

Algo que no podemos olvidar es que el ácido úrico puede tratarse si mejoramos nuestra alimentación. Por ello, hoy en nuestro espacio queremos sugerirte la necesidad de introducir unos pequeños cambios donde el jugo de granada sea ese remedio matinal imprescindible.

¿Te animas a probarlo?

El jugo de granada, remedio para el ácido úrico y la gota
A pesar de que la granada es una de las frutas más conocidas, no es de las que más se consumen. Ello se debe a lo complicado que resulta retirar sus semillas a la hora de consumirlas.

El esfuerzo merece la pena. Estudios como el publicado por la revista Medical Center de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) nos indican que es muy adecuada para reducir el ácido úrico, tratar el problema de la gota y mejorar la calidad de vida de los enfermos de artritis reumatoide.

Veamos ahora de qué manera pueden ayudarnos.

La riqueza de sus ácidos
La granada es rica en ácido málico y ácido cítrico. Gracias a estos componentes conseguimos reducir el ácido úrico a través de la orina.

Hemos de recordar que, de no tratarse de forma adecuada, la hiperucemia puede derivar no solo en la típica inflamación del dedo gordo del pie, sino que también puede cursar con problemas renales.
Gracias a los ácidos presentes en la granada y a sus antioxidantes, vamos a regular esa acumulación de purinas que nuestro cuerpo no puede metabolizar y depurar.
El poder antioxidante de las granadas
Según un trabajo publicado en la revista Agricultural and food chemistry el alto contenido de antioxidantes de las granadas nos ayudan a reducir el nivel de ácido úrico en sangre.

La acción del jugo de granada va a actuar a nivel hepático, ahí donde debería depurarse el exceso de ácido úrico.

Gracias a los polifenoles de esta fruta facilitamos las tareas del hígado para reducir su nivel y eliminarlo después a través de la orina.

Las granadas tienen tantos antioxidantes como el té verde, un vaso de vino o los arándanos.

Según el estudio antes citado y llevado a cabo en la Universidad de Medicina de California, un vaso de jugo de granada tiene un 20% más de antioxidantes que una taza de té o un vaso de vino.

Otro dato que debemos tener en cuenta es que los antioxidantes de las granadas nos ayudan a debilitar la placa y el colesterol acumulado en las arterias.

Descubre los mejores remedios para reducir el ácido úrico

Las granadas tratan la pérdida ósea

Cuando tenemos ácido úrico es común también sufrir artritis reumatoide. Los síntomas son casi los mismos: inflamación y dolor articular que puede cursar también con fiebre y mucho dolor.

Gracias a los antioxidantes del jugo de granada nos beneficiamos de sus propiedades antiinflamatorias. El efecto sobre huesos y articulaciones es muy positivo.
Tomar cada día un jugo de granada natural nos puede ayudar además a prevenir la osteoporosis. Por su parte, aquellos pacientes aquejados por artritis reumatoide, experimentan un descenso y un alivio en su sensibilidad articular.
Cómo tomar mi vaso de jugo de granadas par reducir el ácido úrico
Para beneficiarnos de las propiedades terapéuticas del jugo de granada para bajar el ácido úrico es necesario tomar un vaso diario.

Es importante que sea natural. Por ello, aprovecharemos toda la temporada de esta fruta.

Puedes empezar el día tomando un vaso de jugo de granada en tu desayuno.
Otra opción muy beneficiosa es tomar medio vaso (100 ml) 20 minutos después de tu almuerzo, y otro medio vaso de jugo de granada después de tu cena. De este modo, ayudamos al hígado a depurar las purinas.
No dudes tampoco en incluir unas semillas de granada en tus ensaladas. El esfuerzo de desgranar esta fruta siempre merece la pena.

Granada

Qué hacer cuando no es la temporada de granada

Las granadas tienen su temporada desde finales de septiembre hasta principios de enero. Puesto que sus beneficios dependen siempre del hecho de tomar fruta natural, te preguntarás qué podemos hacer cuando ya no es temporada de granada.

Toma nota de qué remedios pueden ayudarnos también a reducir el ácido úrico

Un vaso de agua con una cucharada de vinagre de manzana después de comer.
Tomar en ayunas un vaso de agua tibia con el jugo de un limón.
Tomar 8 cerezas al día.
Comer entre 8 y 10 fresas al día.
Incluye en tus cenas alcachofas con zumo de limón.
Introduce la cúrcuma en tu dieta.
Por la tarde te irá muy bien una taza de té verde.
El apio y sus semillas son muy poderosas para reducir el ácido úrico.
Consumir un plátano al día también nos servirá de ayuda para que nuestros análisis sean más positivos en este aspecto.

Fuente