Venezuelan singer Miguel Ignacio Mendoza, "Nacho", of Venezuelan pop duo "Chino & Nacho", speaks in front of the president of the Venezuelan National Assembly, Henry Ramos Allup (top), during the celebration of the Youth Day in Caracas on February  12, 2016. AFP PHOTO / JUAN BARRETO / AFP / JUAN BARRETO        (Photo credit should read JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)

La noticia de que Nacho Mendoza, del dúo Chino y Nacho, había sido despojado de su pasaporte por las autoridades de su país, Venezuela, corrió como pólvora tras publicarla en sus redes sociales, la semana pasada.

Artistas como Daddy Yankee, Nicky Jam y Zion, entre otros, alzaron su voz en apoyo a su colega y Nacho asegura que ese acto ayudó a que el gobierno le otorgara otro pasaporte para poder salir de Venezuela.

“[Estoy] muy agradecido. Muchos artistas se unieron a la campaña que yo necesitaba para presionar al gobierno para que me devolvieran mi pasaporte para yo poder salir [de Venezuela]”, comentó el cantante.

Pero algo que le sorprendió fue ver que sus colegas venezolanos que no están de acuerdo con el actual gobierno de su país, permanecieron callados ante la situación.

“Hay una parte triste en mi porque los artistas venezolanos que yo sé que se oponen al gobierno, que no están de acuerdo con la situación en la que el país ha caído, por miedo a ser vetados en medios del estado, por miedo a no sonar más en radio, por preocuparse más por su estabilidad económica y artística, no dijeron nada”, expresó decepcionado.

“Era como si nada estuviese sucediendo y estaba públicamente sucediendo un atropello, de ciudadano a ciudadano, por encima de que si yo soy artista. Una gran parte, la mayoría que yo sé que no están de acuerdo con las políticas del gobierno, prefirieron no decir nada, callarse”.

La semana pasada, Nacho regresó a su hogar en Miami, para estar con su familia antes de iniciar la promoción de su más reciente canción Andas en mi cabeza, a dueto con Daddy Yankee, y asegura haber aprendido una lección.

“Aprendí sobre paciencia en 5 días, a pesar de que he venido trabajando en incrementar mi nivel de paciencia. Siento que hubo varios momentos específicos en que la perdí y la iba recuperando. En muchas [instancias] de mi demanda [pública], de mis denuncias generalicé. Muchas personas se sintieron ofendidas, otras se sintieron atacadas supongo por la verdad. Me enseñó a que tengo que expresarme por encima de lo que sea, tengo que tratar de ser cuidadoso a la hora de tratar de emitir mi sentir”, dijo.

Fuente