image

 

El actor George Clooney y su mujer Amal Alamuddin se han visto obligados a endurecer las medidas de seguridad que les rodean debido a las amenazas de muerte que ha recibido la abogada, supuestamente en relación al caso en el que trabaja actualmente representando al expresidente de las Maldivas Mohamed Nasheed, quien se encuentra encarcelado por terrorismo.

Entre las recomendaciones dadas están el viajar siempre acompañados de guardaespaldas, desplazarse con chófer -incluso a restaurantes a menos de 300 metros- y poner cámaras de seguridad en su mansión en Berkshire, al sureste de Inglaterra.

“La seguridad no es para él sino para ella. Para George, dado su trabajo y las amenazas de muerte que recibe, el tema es bastante serio”, declaró el concejal del distrito de South Oxfordshire, Paul Harrison.

Clooney Alamuddin

Aunque la petición de la pareja de instalar hasta ocho cámaras situadas a seis metros de altura en sus terrenos además de otras diez fijadas al suelo fue denegada, ya que las cámaras infringirían “la privacidad de las viviendas vecinas”, finalmente han conseguido llegar a un acuerdo con las autoridades.

“[Las varas] han sido reducidas de seis a tres metros, por lo que estamos de acuerdo con eso”, explicó.

El actor es quien ha planeado todas las mejoras en la seguridad porque no quiere “arriesgarse” a que su mujer sufra algún daño.

“George está muy preocupado por el hecho de que haya personas tratando de dañar a Amal, o al menos, de intimidarla. Es una mujer increíble con mucha experiencia manejando casos polémicos, pero las amenazas deben ser tomadas en serio. El mayor miedo de George es que algo le pase a Amal. Ninguno de los dos quiere arriesgarse”, informó una fuente a la edición británica de la revista Grazia.

Fuente