image
La mayoría de las mujeres desea lucir una melena bonita y sedosa, pero con la sequedad y las puntas abiertas es casi imposible.

La constante exposición al sol, el uso continuado de artefactos de calor y los malos hábitos alimenticios son algunos de los motivos por los que estas pierden humedad y se quiebran.

Ante esto, parece que la única solución es ir al salón de belleza para que las corten; no obstante, para dejar esto como última opción, vale la pena aprovechar las propiedades de algunos ingredientes naturales que contribuye a repararlas.

A continuación, vamos compartir 5 buenas mascarillas caseras con las que se puede combatir este problema sin tener que gastar de más. ¡No dudes en probarlas!

1. Mascarilla de aguacate y aceite de oliva

Tanto el aguacate como el aceite de oliva son dos alimentos imprescindibles en la dieta por su riqueza nutricional.

Ambos son buenos aliados de la belleza capilar, en especial cuando el problema es por sequedad y quiebre.

Los ácidos grasos esenciales y su aporte de vitaminas y minerales nutren en profundidad la melena para apoyar su reparación.

Ingredientes
1 aguacate maduro
2 cucharadas de clara de huevo (20 g)
3 cucharadas de aceite de oliva (42 g)

Preparación
Extrae la pulpa del aguacate maduro y tritúrala con un tenedor hasta formar un puré.
A continuación, incorpora la clara de huevo y el aceite de oliva para formar una crema homogénea.

Modo de aplicación
Sobre el pelo húmedo, extiende el producto con suaves masajes y asegúrate de cubrir bien las puntas.
Cubre con un gorro de ducha y déjalo actuar entre 30 y 40 minutos.
Enjuaga con tu champú habitual y úsalo tres veces a la semana.

2. Mascarilla de papaya, yogur y aceite de coco
Los aminoácidos esenciales y la proteína de la papaya son muy buenos para restaurar y fortalecer la salud del pelo.

Combinado con yogur natural y aceite de coco forma un buen acondicionador natural para sellar las puntas dañadas.

Ingredientes
1 rodaja de papaya
1 cucharada de aceite de coco (15 g)
½ taza de yogur natural (120 g)

Preparación
Tritura la rodaja de papaya y mézclala con el aceite de coco y el yogur natural. Si lo prefieres más cremoso también lo puedes licuar.

Modo de aplicación
Humedece el cabello y aplica el producto hasta cubrir por completo.
Déjalo actuar una hora y enjuaga con agua fría.
Úsalo dos o tres veces a la semana.

3. Mascarilla de mantequilla, vinagre y limón

Los aceites de la mantequilla son excelentes humectantes para el pelo seco y dañado. En esta mascarilla se combinan con los ácidos del vinagre y el limón para acelerar la reparación.

Ingredientes
1 cucharada de mantequilla (15 g)
1 cucharada de jugo de limón (10 ml)
1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)

Preparación
Derrite la mantequilla y mézclala con el jugo de limón y el aceite de manzana.

Modo de aplicación
Antes de que se solidifique, pero a una temperatura media, frota el producto sobre las puntas dañadas.
Déjalo actuar 20 minutos y enjuaga con champú.
Úsalo todos los días, solo en las puntas.

4. Mascarilla de miel de abejas y huevo
Las propiedades humectantes de la miel de abejas en combinación con las proteínas del huevo pueden ayudar a restaurar las puntas dañadas en poco tiempo.

Aconsejamos añadirle un poco de aceite de oliva, en especial si los daños vienen acompañados de resequedad.

Ingredientes
3 cucharadas de miel de abejas (75 g)
1 huevo
2 cucharadas de aceite de oliva (28 g)

Preparación
Bate el huevo y mézclalo con la miel de abejas y el aceite de oliva.

Modo de aplicación
Con la ayuda de una brocha, humedece las puntas del pelo con este producto.
Déjalo actuar durante 30 minutos y enjuaga.
Repite su aplicación todos los días, o mínimo tres veces a la semana.
Te recomendamos leer: Una cucharada de miel al día y tu cerebro lo agradecerá

5. Mascarilla de plátano

Los nutrientes que contiene el plátano también resultan beneficiosos para mejorar el estado del cabello quebradizo.

Su combinación con aceite de almendras y yema de huevo crea un tratamiento nutritivo para recuperar el brillo y la suavidad.

Ingredientes
1 plátano maduro
1 cucharada de aceite de almendras (15 g)
1 yema de huevo

Preparación
Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y bátelos hasta lograr una crema espesa.

Modo de aplicación
Humedece el pelo y extiende el producto con un suave masaje.
Déjalo actuar por 30 minutos y aclara con abundante agua.
Úsalo dos o tres veces a la semana.
Para terminar, te recordamos que los resultados de estos tratamientos no son inmediatos y requieren varias aplicaciones para hacerse notorios.

Además, para conseguirlos, es primordial adoptar una buena alimentación y evitar al máximo el uso de planchas, secadores o cualquier otro elemento similar.

Fuente