image

 

Jennifer Garner reconoció a la revista Vanity Fair que su expareja Ben Affleck es una excelente persona, un buen padre y su gran amor.

A nueve meses de haber anunciado su divorcio, la actriz ha asegurado: “Yo no me casé con esta gran estrella de cine, me casé con él. Y volvería a tomar esa decisión. Correría por la playa con él, y lo haría”.

Garner, quien el 17 de abril cumple 44 años, dice sentirse plena con la vida que tiene junto con sus tres hijos: Violet, Seraphina y Samuel de 10, 7 y 4 años, respectivamente.

“Si no me hubiera casado con Ben no tendría estos tres hijos y muchas otras cosas que tuvimos juntos… él es el amor de mi vida. ¿Qué puedo hacer? Es la persona más brillante en un solo lugar, la más carismática y generosa”, agregó.

Compartió que Ben es un magnífico padre por vestirse de Batman para el cumpleaños de su hijo Samuel. “Todos nos disfrazamos: yo lo hice de ninja, y Ben, de Batman, para Sam. Fue el mejor momento de un padre en la historia. Fue algo muy tierno”.

Jennifer destacó que su hija Violet se ha convertido en su compañera de cama y que ha tenido problemas para dormir desde su separación. “Estoy feliz de tenerla y ella está feliz de tenerme”.

Los actores han sido captados con sus hijos ahora que están en proceso de divorcio.
Se casó para siempre

Garner, que cuando conoció a Ben estaba casada con el actor Scott Foley, resaltó que su matrimonio con el padre de sus hijos fue siempre genuino.

“Era un matrimonio real, no era para las cámaras. Era una gran prioridad para mí que perdurara, y no funcionó”, destacó.

Fue en 2001 cuando Jennifer trabajó por primera vez con Ben, pero fue hasta 2003 que se hicieron amigos, el mismo año en que ella dejó a Foley. En 2005 ya era la esposa de Affleck, con quien tuvo a su primera hija, solo meses después de su boda.

Garner también dejó claro en su entrevista a Vanity Fair que Affleck es un tipo complicado. “Siempre digo: cuando el sol brilla sobre ti, lo sientes, pero cuando el sol está brillando en otros lugares, hace frío. Ben puede convertirse a veces en una sombra; es una persona difícil”, lamentó.

La ganadora del Globo de Oro por el papel de la agente de la CIA, Sydney Bristow, en la serie de televisión Alias dijo además que ahora asiste a la iglesia metodista todos los domingos, algo que hacía cuando vivía en Texas.

Fuente