image

 

Con Motivo del lanzamiento de su disco “Cielo Rojo”, Laura Zapata concedió una entrevista al Diario Basta! en la que, además de hablar sobre este nuevo trabajo en el que la artista canta temas de José Alfredo Jiménez, Lolita de la Colina y Armando Manzanero, no pudo evitar sacar el tema de la polémica entre ella y sus hermanas después de la muerte de su madre.

Después de recordar los inicios de su carrera como actriz y cantar junto a su abuela, Eva Mange, la canción “Amor de los dos”, Laura entró en temas más espinosos, sobre cómo empezó el declive de su madre al ser despedida por Thalía.

“Le dijo ‘tú ya no trabajas conmigo’. Mi mamá estaba muy triste y dolida, destrozada. Ella hizo a Thalía y era su fan número uno”, recordó Laura.

Al avanzar la plática, Laura también rescató otras polémicas del pasado, como el secuestro que sufrió junto a su otra hermana, Ernestina Sodi, en 2002.

“Nos dijeron que querían el dinero de Tommy Mottola, querían cinco millones de dólares, les dije que al señor lo conocía de Hello y Goodbye, y no creo que vaya a dar ese dinero por mí, y la tonta esta dijo que a lo mejor cinco no pero tres sí”, contó.

Las rencillas con Ernestina seguirán, al grado de que entre ellas existe una deuda pendiente tras la publicación del libro “Líbranos del mal”, escrito por Sodi, en el cual se deja entrever la complicidad de Laura con sus captores.

En la entrevista, la actriz y cantante también habló sobre uno de los momentos más duros de su vida, cuando falleció su madre, doña Yolanda Miranda, a causa de un infarto.

Otro tema que Laura retomó fue el de la boda de Ernestina el día que velaban a su madre.

“¡Qué asco, qué vituperio, esta señora en su afán de figurar, se casó sobre los restos de mi madre en un lance de demencia. Después me enteré de lo que pasó realmente, ella se casaba al otro día y había vendido su boda, pero como mi mamá murió el viernes y ella se casó el sábado, le habían dado un adelanto. Además estaban Thalía y Tommy Mottola y dijo ‘este chile me lo embarro’, aseguró.

“Mi mamá estaba todavía tendida en la funeraria y se fueron Thalía y Ernestina a romper papeles, ahora entiendo por qué, porque si no hay papeles no hay pruebas, mientras yo sufría, ellas rompían los títulos de propiedad”.

Fuente