image

 

Tras varios días de silencio, Gealdine Bazán se decidió a abordar la polémica generada por las fotos de su esposo Gabriel Soto con su colega Marjorie de Sousa en la playa.

‘Pobre Marjo, definitivamente no me gustaría estar en sus zapatos”, dijo la actriz mexicana al programa Sal y pimienta (Univisión). “Le ha tocado recibir insultos de pe a pa. Como no es mexicana, no sabe que México es un país de valores, la verdad, es un país muy machista y en estos casos la que queda peor es la mujer”.

Bazán reconoció que las imágenes los han puesto en un aprieto. “Es una situación muy difícil y han pasado tantas cosas que…será una lección para ambos”, apuntó. “No es agradable ver algo así, esté fuera de contexto o no. Definitivamente es una falta de respeto a una relación, así que a mi marido lo tengo castigado y en la banca por juguetón”.

Además, lamentó que la polvareda generada por esas fotografías pueda afectar a las hijas de la pareja. “De alguna manera [Gabriel] me pone a mí en esta situación (…) y lo que es aún más grave, pone a mis hijas en un punto de vulnerabilidad [que] una madre jamás va a permitir (…) es complicado que me ponga a mí y a su familia en una situación así”.

La reacción de Bazán se produce después de que su esposo le pidiera perdón en un mensaje en las redes sociales, en el que también denunció una supuesta manipulación de las imágnes para hacerlas parecer más comprometedoras de lo que eran.

“Asumo total responsabilidad de mis actos y ofrezco públicamente disculpas a mi esposa Geraldine, a mis hijas y a mi compañera de trabajo Marjorie de Sousa”, dijo Soto en el post.

Fuente