image

 

Su carrera profesional siempre ha sido la prioridad de Ariadna Gutiérrez. Ya lo demostró el pasado mes de diciembre al sobreponerse con rapidez y gracia tras perder el título de Miss Universo a manos de Miss Filipinas después de ser coronada por error, dándole la vuelta a uno de los momentos más bochornosos de su vida para convertirlo en su trampolín a la fama.

Y ya lo hizo también antes de ser mundialmente conocida, cuando decidió cortar de raíz su especial amistad con el exfutbolista Gerardo Bedoya para que su reputación de mujeriego no la perjudicara a la hora de representar al departamento de Sucre en el concurso nacional de belleza de su país.

“Ella no quería escándalos y yo tampoco, por eso me alejé de ella”, afirmó Bedoya durante una entrevista en el programa ‘Se dice de mí’ de Caracol TV, en la que reconoció que el entorno de Ariadna había jugado un papel importante en su distanciamiento: “Hicieron que nos alejáramos“.

Así que finalmente Ariadna y Bedoya -que asegura que la joven y él íban siempre “en combo”- nunca llegaron a ser nada más que amigos.

“Ella es bellísima, pero nunca tuvimos la posibilidad de ser pareja”, concluyó el exjugador de fútbol.

En lo referente al terreno sentimental, Ariadna siempre ha sostenido que su atractivo y su participación en concursos de belleza no han hecho más que jugar en su contra, al conseguir que la mayoría de los hombres teman incluso dirigirle la palabra.

“La gente me dice: ‘Debes de tener mil pretendientes’. Pero están equivocados. Hay hombres que dicen que ven a las reinas de belleza como personas inalcanzables. Muchas veces no me saludan porque consideran que no les voy a responder. Nadie me habla. No tengo un solo pretendiente“, aseguraba la modelo a JetSet antes de su paso por Miss Universo.

Fuente