image

 

Las interminables jornadas de promoción y las escasas horas de sueño han terminado por pasarle factura al reggaetonero J Balvin, que tuvo que pasar la noche del lunes al martes ingresado en un hospital de Los Ángeles debido a su agotamiento extremo.

El colombiano documentó toda su estancia hospitalaria en su cuenta de Snapchat para tranquilizar a sus seguidores asegurándoles que estaba recibiendo los mejores cuidados médicos.

“Aunque mi cuerpo está agotado, gracias a Dios por todo”, declaró Balvin en su cuenta de Instagram una vez recibió el alta.

No es la primera ocasión en la que el cantante sufre un susto de este tipo debido a su ritmo de trabajo, que en los inicios de su carrera le hizo caer en una depresión que casi le cuesta la vida.

Una depresión que casi me mata es lo peor que me ha pasado. Porque hay que tener cuidado con lo que le pides al universo, le puedes pedir éxito y… Tuve una depresión que casi me mata por no poner límites ni equilibrio y pagué las consecuencias. Fue mi culpa, no se la echo a los demás, fue decisión mía trabajar como un esclavo y olvidar que detrás del esclavo hay algo más importante: la persona”, confesaba en una entrevista al periódico 20 minutos.

Fuente