abril
SANTO DOMINGO. Los cuatro terremotos de fuerte intensidad ocurridos desde el 6 de abril en Indonesia, Afganistán, Japón y Ecuador no son fortuitos, y no significa que hay una “temporada alta” de sismos que pudiera incluir a la República Dominicana.

“Esos sismos se esperan”, afirma Eugenio Polanco, director del Instituto Sismológico Universitario. “Dadas las características propias de esos lugares, uno espera la ocurrencia de esos sismos en esas zonas. No causa asombro la ocurrencia, el problema para la gente es que causan impacto”.

Las costas del océano Pacífico están consideradas como el Cinturón o Anillo de Fuego. Polanco explica que esta es la zona más activa en la interacción de las placas tectónicas.

“Japón es una zona muy activa, con placas muy grandes, que acumulan una gran cantidad de energía. Igualmente pasa con la parte oeste de América, en la zona Sur”, indica.

El pasado 6 de abril, un terremoto de magnitud 6 sacudió la zona de Bunisari, en el suroeste de Indonesia. El día 10 del mismo mes, otro sismo de magnitud 6,6 afectó a Afganistán, Pakistán y el norte de India. Provocó la muerte de al menos seis personas y heridas a 46 en el noroeste de Pakistán.

Dos potentes terremotos en Japón, los mayores desde el que generó el tsunami de 2011, afectaron el 14 y 16 de abril el sureste del país provocando la muerte de más de 30 personas, miles de heridos y desplazados. El primero fue de magnitud 7 y el segundo de 7,3.

También el día 16, ocurrió otro sismo de magnitud 7,8 que dejó más de 350 muertos en Ecuador.

Ponga el cursor sobre los países coloreados en el siguiente mapa para ver los detalles.
Sismos en abril 2016

abril

“Uno observa la sismicidad diaria y hay muchos sismos en todo el mundo, lo que pasa es que a veces se hace más notorio y eso llama la atención”, explica Polanco. “La interacción de estas placas, como es tan grande, tiene la capacidad de almacenar grandes cantidades de energía y de ahí es que se generan esos grandes terremotos”.

La República Dominicana tiene historia de sismos de gran magnitud como el ocurrido en 1946 de 8.1, en el nordeste. “La placa del Caribe no genera sismos grandes con tanta frecuencia porque no es una placa grande, aunque está interactuando con una grande”, concluye el especialista.

FUENTE