image

 

La segunda temporada del reality ‘I am Cait’ terminaba con un apasionado beso en los labios entre la protagonista, Caitlyn Jenner, y su gran amiga, Candis Cayne, como intercambio para que su amiga Ella Giselle se atreviese a cantar.

El momento del beso fue todo un acontecimiento para Caitlyn pues es lo más cerca que ha estado de alguien desde que su matrimonio con Kris Jenner se terminara.

“No me puedo creer que todo el mundo se empeñase en que le diese un beso. Pero ha estado bien porque es la única acción que he tenido en los últimos dos años y medio”, confesaba la exatleta en el programa.

Eem ditas quae perio. Em officto Caitlyn Jenner besa a su mejor amiga Candis Cayne.
Por su parte, Candis lo consideró una broma sin mayor importancia. “Para mí ha sido una broma. Verdad o atrevimiento, ¿sabes? Ese tipo de cosas. Solo somos amigos”, aclaraba la actriz.

En otra parte del capítulo, el grupo visitó Houston (Texas) -donde la ordenanza de derechos igualitarios que protegía a todo el colectivo LGBT fue derogada- para hablar con algunos de los pastores de las iglesias locales. Tras alguna traba consiguieron acudir a dos misas y aunque las cámaras no pudieron grabar dentro, Caitlyn fue acogida con respeto por parte de la congregación y sus amigas quedaron sorprendidas con la conversación que tuvo Caitlyn con el pastor tras el servicio.

“Ha merecido la pena solo por la conversación de cuatro minutos que Caitlyn ha tenido con el reverendo. Caitlyn le ha dicho: ‘Quiero que sepas que tus comentarios son muy ofensivos para mí y para todas las personas transexuales’. ¡Nadie le había dicho eso a la cara nunca!”, se alegraba Kate Bornstein.

Fuente