padrón
SANTO DOMINGO. Más de un millón y medio de la población dominicana en edad de votar mantiene una relación económica directa y continua con el Estado, a través de la nómina pública o del Programa de Solidaridad, lo que representa casi el 23% del padrón electoral. Esta es la realidad, faltando días para que los ciudadanos elijan quiénes serán las autoridades que gobernarán para los próximos cuatro años.

El Padrón Electoral dominicano ha aumentado en un millón 796 mil 873 ciudadanos hábiles para votar desde el año 2004 y hasta 2016. En ese mismo período, la nómina del Estado alcanzó los 603,085 empleados, al crecer en 60%, una tasa que es casi el doble a la que creció el Padrón.

Pero cuando a la cifra de la nómina se le suma la cantidad de personas que reciben subsidios directos del plan Social de la Presidencia, para el mismo período, este crecimiento es de 304.8%.

En el año 2004, los beneficiarios del programa sumaban 5, 763 personas. Y al finalizar 2015, este monto se elevó a 946,021 personas.

De este modo, la cantidad de ciudadanos que tienen una relación económica directa y continua con el Estado pasó de 382,656, en 2004, a 1,549,106 en 2015.

De este modo, durante esos 12 años, la cantidad de personas que por el empleo o por el subsidio depende directamente del Estado, y en consecuencia del gobierno de turno, pasa a representar en las próximas elecciones del 2016 el 22.9% del padrón del certamen electoral.

En las elecciones del 2004, esta proporción era de solo 7.7% del padrón, casi tres veces menor que lo que será en el torneo electoral del 2016.

En el 2006 cuando se celebraban las elecciones congresionales y municipales, el padrón era de 5,369,064 electores, donde ya la nómina pública pasaba de los 400 mil empleados (404,243). Ese mismo año, la cantidad de personas a los que el Estado beneficiaba con el subsidio social, creció aceleradamente de 5,763 en el 2004 a 216,152. Esta cantidad representó el 11.6% de la población hábil para votar, registrada en el padrón electoral de ese año.

Esta tendencia no se detuvo. Todo lo contrario, se agudizó hasta retar a la imaginación. Para la coyuntura electoral de 2008 el padrón electoral creció en 395,323 personas más que en el 2006. Pero la suma de la nómina del Estado y de la población de Solidaridad ya llegaba a 1,203,143 personas, llegando a representar rápidamente el 20.9% de los ciudadanos con derecho al voto.

Para las elecciones congresuales y municipales del 2010, entre nómina y Solidaridad, la proporción era de un 21.5% de la población electoral.

Para las siguientes coyunturas electorales, 2012 y 2016, la población de nuevos votantes aumentó 262,168, pero la nómina del Estado llegó a 603,085 empleados a finales del 2015, lo que junto a los beneficiados con los subsidios sociales elevó a 1,549,106 personas los que trabajan o reciben ayuda directa del Estado.

El 16 de mayo de 2016, representarán 22.9% o un poco más de la población votante.

Bienvenido a las elecciones presidenciales, congresionales y municipales del 2016, las más ayudadas de todos los tiempos.

La ruta del 2008
Desde el 2008 la nómina pública aceleró su crecimiento en un ambiente marcado por los proyectos reeleccionistas. El 2008 cerró con una nómina pública de 411,193 personas y varios años después en el 2015 ascendió a 603,085, lo que representa un crecimiento de 46.7%. En los cuatro años anteriores 2002-2006 este crecimiento fue apenas de 11.9%. Dicho en otras palabras, entre el 2008 y 2015 la nómina creció casi cuatro veces más rápido de lo que creció entre 2000 y 2006. El 2008 también es el año en que arrancaron los grandes déficits fiscales y el creciente endeudamiento del país.

FUENTE