image

 

Melania Trump, la diseñadora de prendas que está casada con Donald Trump, reveló a la revista GQ su régimen de belleza y negó que use Botox u otros procedimientos en su piel para combatir el paso del año en su piel.

En la entrevista, la ex modelo eslovena de 46 años es descrita como una persona “hogareña”, que prefiere estar con su familia y no salir a fiestas y actividades nocturnas.

Al preguntársele específicamente por procedimientos de cirugía plásatica, Melania negó haberse hecho un aumento de senos y dice que su rostro tampoco recibe “ayuditas”.

“Mucha gente dice que yo estoy usando todos estos procedimientos para mi cara. Yo no hice nada. Vivo una vida saludable, cuido mi piel y mi cuerpo. Estoy contra el Botox y contra las inyecciones. Creo que hacen daño a tu rostro y a tus nervios. Esta soy yo. Envejeceré con gracia como mi madre”, dijo.

Fuente