alerta

El Centro de Operaciones de Emergencias-COE– informó la tarde de este sábado que 1, 215 personas han sido desplazados de sus hogares, 20 comunidades se encuentran incomunicadas y que aumentó de 21 a 24 el número de provincias en alerta, debido a los fuertes aguaceros registrados en las últimas horas en varios puntos del país por una vaguada.

Del total de provincias en alerta dos están en roja; 12 en amarrilla y 10 verde.

El organismo detalló que Azua y San José de Ocoa están alerta roja; Monte Plata, Dajabón, La Altagracia, Sánchez Ramírez, Barahona, Bahoruco, Montecristi, Peravia, el Gran Santo Domingo, San Cristóbal (Villa Altagracia), San Juan y Elías Piña; en verde están La Vega, Duarte (Bajo Yuna), El Seibo, Hato Mayor, Puerto Plata, Santiago, Monseñor Nouel, Espaillat (Gaspar Hernández), San Pedro de Macorís y La Romana.

Además, el Coe reportó 240 viviendas afectadas; siete destruidas y dos carreteras y cuatro puentes afectados.

Informó que en Azua debido a la crecida de una cañada siete familias fueron trasladadas a la escuela del Rosario.

Mientras que en San José Ocoa por la crecida del arroyo la Vaca, la carretera Sabana Larga – La Horna, sufrió daños por deslizamiento del terreno. En la comunidad El Rifle (La Horma), el desagüe de la cañada del Play, rompió aproximadamente dos metros de la carretera.

Dijo que también en Ocoa por la crecida del arroyo la isleta del distrito municipal El Pinar, el sector La Isleta se encuentra incomunicado. De igual modo, los puentes de las calles Ramón Arias y Eusebio Martínez, de esa provincia, sufrieron daños importantes en toda su estructura.

Mientras que en Monte Plata, que debido a la crecida de los ríos Ozama y Yamasá, se encuentran incomunicadas las comunidades de La Guásuma, La Cuaba y La Gina con el Municipio de Peralvillo, también las comunidades de Jaguar Mocha y Jagüey con Yamasá, El Siete con La Gina y Hato Viejo con Los Botados.

En Sánchez Ramírez están incomunicadas las comunidades de: Sonador, Palmar, La Sabana, Cevico Arriba y La Llana, debido a las crecidas de los ríos Batero y Cevico.

FUENTE