image

 

Todas sabemos lo útil que es la píldora anticonceptiva para evitar un embarazo no deseado. Pero, muchas de nosotras, por diferentes motivos, podemos pensar en dejar de consumirlas. Puede ser que desees tener un bebé o no estés conforme con los efectos secundarios que producen y te decidas a emplear otro método anticonceptivo.

Ahora bien, es importante que sepas que cuando abandonas la píldora, le pueden pasar ciertas cosas a tu organismo como las que te voy a contar a continuación.

Antes de empezar, ¿cómo funcionan?

Los anticonceptivos orales contienen dos hormonas femeninas: el estrógeno y la progesterona.

Gracias su composición, estas pastillas previenen la ovulación y engrosan el moco cervical para evitar que los espermatozoides se desplacen por el cuello del útero en busca del huevo.

Cuando dejas de tomarlas, las hormonas sintéticas de las pastillas desaparecen de tu sistema en pocos días y tus periodos vuelven a la normalidad entre 4 y 12 semanas después.

Eso sí, los especialistas recomiendan no dejar de tomarlas hasta no terminar el paquete, porque esto puede hacer que tus ciclos se tornen irregulares o experimentes sangrados.

¿Qué sucede cuando las dejas de tomar?

Antes que nada, es importante aclarar que al dejar de tomar la pastilla, los periodos NO VUELVEN a la normalidad hasta dos meses después de haber tomado la decisión. Esto puede confundirse con un retraso menstrual pero es algo totalmente normal que le ocurre a la mayoría de las mujeres.

Ahora bien, ten en cuenta que, si pasan 3 meses y tienes todavía tu periodo de amenorrea (falta de menstruación), es mejor que consultes al médico, pues puede ser que estés embarazada. La suspensión del consumo de la píldora elimina la protección de inmediato y las posibilidades de quedar embarazada aumentan. Así que si tu intención es no tener un bebé por el momento, es mejor que elijas cuidarte de otra manera.

Muchas mujeres toman la píldora por otros motivos, como escaparse del síndorme premenstrual. Ocurre que al consumir la pastilla y estabilizar sus hormonas, evitan el síndrome premenstrual con todo lo que este puede implicar: dolor de cabeza, hinchazón, periodos demasiado abundantes e inclusive los calambres estomacales que son tan dolorosos y molestos. Tiene sentido, entonces, que al dejar los anticonceptivos orales, todo esto pueda volver a suceder.

Ahora, no importa cuál será la decisión que tomes: podrás hacerlo con mucha más conciencia de lo que le sucederá a tu cuerpo. ¡Y esto es muy importante!

Fuente