político

SANTO DOMINGO. Los comicios presidenciales congresuales y municipales del pasado domingo recompusieron el escenario político, colocando al Partido Revolucionario Moderno (PRM) como organización opositora líder con rango de mayoritaria, y al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) como la fuerza política dominante del país.

En la arena política del país ahora habrá cuatro organizaciones políticas mayoritarias porque obtuvieron más del 5% de los votos y recibirán el 80% de los fondos que entrega el Estado a los partidos, a través de la Junta Central Electoral.

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) pasa a ocupar el tercer lugar como partido, seguido de cerca por el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

Las elecciones también afianzaron al presidente Danilo Medina como líder político más valorado del país.

Sin embargo, el mandatario tendrá ahora que actuar con más tacto político, ya que ahora tiene un PRM envalentonado como partido mayoritario que lidera la oposición.

Con su triunfo, Medina demostró que la campaña negativa no es efectiva en el país.

En el Senado de la República ahora habrá por lo menos cuatro voces disidentes del gobierno y una quinta que fue electa por un partido aliado, pero sin el apoyo del PLD, que es la de San José de Ocoa, ahora ganada por el exsenador Pedro Alegría, por el Bloque Institucional Social Demócrata (BIS).

Además de esas voces contestatarias, el PRM tendrá dos miembros en el Consejo Nacional de la Magistratura, por ser la segunda fuerza opositora en el Senado y en la Cámara de Diputados.

En el caso del Senado, el miembro podría ser un senador de su aliado PRSC, que proyecta ganar dos escaños, al igual que el PRM.

El PRM aumentó su poderío municipal al conseguir la principal plaza, que es el Distrito Nacional, y ganar, además, otras importantes en el norte como San Francisco de Macorís, La Vega y Samaná.

Retos de Abinader
Luis Abinader tendrá un gran reto que es el de calcular sus movimientos para mantenerse como la figura que lidera la oposición.

Para eso, deberá tomar posiciones meditadas y lidiar con grupos extremistas que buscan radicalizar la posición ante la derrota.

Está por verse quiénes sacarán la cabeza para buscar ser el candidato del PRM en el 2020 y desplazarle.

Los partidos emergentes, sencillamente no han logrado calar en el sentimiento de los electores.

La oposición pagó caro el hecho de no unificarse para llevar un candidato único a la alcaldía de Santo Domingo Este, el municipio más grande del país, llevando candidatos dispersos.

El PRD perdió espacios a nivel municipal y redujo su caudal de votos, pero se mantiene entre los tres principales partidos y preservó alcaldías importantes, como Santo Domingo Oeste y Los Alcarrizos.

Lecciones de campaña
Los comicios también dejaron mensajes claros a los partidos y líderes políticos que imponen candidatos sin realizar elecciones para avalarlos.

Ante las líneas que quisieron bajarle los partidos, la ciudadanía fraccionó su votación en los diferentes niveles, como pasó en el Distrito Nacional, donde fue electo ampliamente David Collado frente al alcalde Roberto Salcedo, quien fue señalado como candidato sin pasar por un proceso democrático interno.

FUENTE