image

 

Varias estrellas internacionales, entre las que se encuentran la cantante Taylor Swift, así como las modelos Cara Delevingne y Gigi Hadid, han recibido en los últimos días diversas amenazas de muerte a través de las red social Twitter, por lo que la policía ya se ha puesto manos a la obra para identificar al agresor y ponerle a disposición judicial.

Según el portal de noticias TMZ, el mensaje que recibió Taylor Swift fue breve pero contundente, “Voy a matar a unas cuantas de vosotras”, mientras que el texto dirigido a Cara Delevingne rezaba: “Voy a matar a tus amigas y estoy entusiasmado con la idea”. La amenaza dirigida a Gigi Hadid se limitaba a expresar: “¡¡La gente va a morir, morir, morir!!”.

Fuentes policiales han revelado al citado medio que la primera vez que se tuvo constancia de estos ataques verbales, que en principio corresponderían a un único sujeto, fue cuando Kyle Newman, marido de la actriz Jamie King y amigo íntimo de Taylor Swift, interpuso una denuncia por una serie de amenazas similares vertidas contra su mujer en la misma plataforma.

Con el fin de localizar al responsable de tan graves delitos, las autoridades han confirmado que ya cuentan con una autorización judicial para explorar el historial de mensajes archivados de Twitter y hacer acopio de toda la información necesaria.

Desgraciadamente, esta no es la primera vez que Taylor Swift tiene que lidiar con amenazas de muerte y, en general, con todo tipo de intromisiones en su vida privada que le hacen temer por su integridad física y emocional.

En octubre de 2014, la estrella del pop confesó que no había sido capaz de conducir sola durante seis años debido al miedo que sentía a sufrir una agresión, y ejemplificó con elocuencia por qué necesita verse rodeada de guardaespaldas cada vez que sale de casa.

“No saben cuánta gente se ha presentado en mi casa, o en la de mi madre, amenazando con matarme, secuestrarme o diciendo que quería casarse conmigo”, explicaba a la revista Esquire.

Hace escasamente un mes, un individuo descrito posteriormente como “emocionalmente perturbado” fue detenido por la policía de Nueva York cuando trató de acceder a la propiedad que la cantante tiene en la ciudad, un intento que resultó infructuoso gracias a la rápida intervención del personal de seguridad que vigilaba el recinto.

Fuente