gallo
SANTO DOMINGO. “José Antonio salió de la casa como a las tres de la tarde donde un amigo a buscar un gallo pero no fue así, él salió a beber” (sic), testificó Katy Féliz Heredia, esposa del imputado José Antonio Roa, durante los interrogatorios sobre el asesinato a machetazos de su hija Seneida Féliz Heredia, de 22 años, a manos de su padrastro en el sector Los Platanitos de Los Bajos de Haina, San Cristóbal.

La mujer, de 35 años de edad, relató a los investigadores que en la tarde del día 2 de febrero de 2015 había llamado a su marido para que regresara a la casa, porque dos de las aves protagonizaron un combate, pero al regresar, encolerizado, éste le reclamó: “Tú no quiere que yo salga”.

“Cogió un palo y me dio por la cabeza, y luego soltó el palo y me estaba dando con los puños”, narró Féliz Heredia, de acuerdo con el documento al que tuvo acceso Diario Libre.

Fue entonces cuando su hija, con ocho meses de embarazo, salió en su defensa, machete en mano, para que José Antonio Roa dejara de golpearla.

Aunque de forma momentánea, Seneida logró detener la agresión de José Antonio sobre su madre, éste no se contuvo y -de acuerdo con el testimonio- salió en busca del machete con el que la persiguió por los patios contiguos.

Un testigo del hecho explicó que en la persecución, Seneida trató de esconderse en su casa, pero el agresor siguió su rastro.

“Vi cuando José Antonio iba corriendo detrás de ella con un machete en la mano, y pasaron por dentro de mi casa”, detalló el testigo, cuyo nombre se omite por seguridad.

Durante la persecución Seneida recibió heridas en el cuello y en un brazo que posteriormente provocaron su muerte y la del hijo que llevaba en su vientre.

Según consta en los interrogatorios, José Antonio fue objeto de varias querellas por maltrato hacia Féliz Heredia, pero a su vez ella las retiraba por las promesas de que éste mejoraría su comportamiento violento. “En varias ocasiones él nos maltrataba dándonos golpes”, relató la mujer.

“Un accidente”
La defensa de José Antonio Roa, quien se mantiene recluido de manera preventiva en la cárcel del 15 de Azua, argumentó ante el Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial de San Cristóbal, apoderado del caso, que en el día que tuvo lugar el ataque a Katy Féliz Heredia y la muerte a machetazos de Seneida Féliz Heredia, Roa “no tenía dominio de sus acciones, producto de la ingesta de alcohol”. Pese a las pruebas presentadas, de testimonios, el arma homicida y el apresamiento en flagrante delito, la parte defensora explicó que “lo que sucedió fue un accidente”.

FUENTE