JCE
PUNTA CANA. El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) Roberto Rosario Márquez, dijo que la gestión que concluye en ese organismo “administró con honestidad” las tasas de los pagos por servicios hechos por los ciudadanos y que en nueve años las recaudaciones en las oficialías alcanzan “un total de más de 10 mil millones” de pesos.

Explicó que cuando llegó a la JCE los oficiales civiles recibían todo el dinero que producían en su trabajo, porque no tenían sueldos, pero que él sometió que se les asignaran salarios a estos empleados.

“Luego de esta medida en el primer año las oficialías del país generaron unos 700 millones de pesos; mientras que los años siguientes las recaudaciones fueron de unos mil millones anuales, para un total de más de 10 mil millones en nueve años”, detalló

Rosario Márquez dijo que esos recursos permitieron crear nuevos espacios, mejorar los salarios de los empleados y digitalizar 30 millones de documentos.

El funcionario ofreció sus declaraciones en el acto de apertura de la sede de la JCE en el distrito municipal de Verón-Punta Cana, en donde recibió un reconocimiento como visitante distinguido de parte de la Alcaldía del municipio Higüey.

Resaltó la importancia de la edificación para los servicios que demanda el polo turístico más importante del Caribe, en donde desde que la Junta Central Electoral comenzó a trabajar, se han realizado 12 mil bodas, lo que es un récord.

En el acto de inauguración de la oficina de la JCE en esta localidad estuvo el pleno de organismo conformado por César Féliz Féliz, José Ángel Aquino; miembros titulares, así como Lino Oviedo y Henry Mejía, suplentes en funciones.

“Hasta quienes me llaman dictador reconocen que esta gestión”

Roberto Rosario afirmó, además, que en el peor momento para la JCE, entre el 15 de mayo y el 16 de junio del corriente, la empresa Latinobarómetro de las Américas realizó una encuesta en donde la la Junta dominicana aparece en tercer lugar, entre las más apreciadas por sus ciudadanos, solo detrás de las de Argentina y Uruguay.

“Los críticos más duros de la JCE, los que dicen que ahí lo que hay es un dictador; que eso es una dictadura… esos reconocen que hemos transformado la Junta”, aseguró.

Manifestó que ha aprendido que los contemporáneos carecen de la capacidad para reconocer los logros, pero las futuras generaciones tendrán que decir que hubo un antes y un después de esta gestión que comenzó en enero de 2007.

El presidente de la Junta Central Electoral reveló que hay incertidumbre entre el personal de la entidad, pero los exhortó a estar tranquilo, porque hay cosas que ya no podrán ser revertidas en el órgano de elecciones, sobre todo, porque hay empleados en los que el Estado ha invertido mucho dinero para capacitarlos.

FUENTE