senadores

SANTO DOMINGO. Los senadores del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), aunque de una misma organización, no tienen los mismos intereses y proyectos en la Cámara Alta, sobre todo cuando de legislar para beneficio propio se trata.

En la última sesión, el pasado miércoles 14, el pleno senatorial acogió un el informe que presentó la Comisión Permanente de Hacienda donde recomienda formar una comisión bicameral para estudiar el tema de las exoneraciones de vehículos, y los proyectos existentes sobre el tema.

Uno de los proyectos parte de la fusión de dos iniciativas de los senadores Tommy Galán y Félix Nova, de los años 2011 y 2012 respectivamente.

Este proyecto, reintroducido en la presente legislatura por el representante de San Cristóbal, propone fijar un tope de US$90,000 a cada privilegio que tienen los senadores cada dos años.

Mientras que el otro proyecto firmado por los senadores oficialistas Julio César Valentín, (Santiago); José Rafael Vargas, (Espaillat); Charlie Mariotti, (Puerto Plata); Félix Nova, (Monseñor Nouel); y José Hazim Frappier, (San Pedro de Macorís), del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), proponen que ese privilegio que muchos consideran irritante, sea desmontado.

Según este proyecto, los actuales senadores sólo recibirían una exoneración, hasta el 2020, mientras que los que fueran electos para el periodo 2020/2024 no recibirían ningún privilegio.

Además, los vehículos exonerados a los actuales legisladores, no podrían exceder los US$75 mil.

Además, dicho vehículo no podrá ser transferido, sino hasta después de dos años de ser adquirido por el legislador.

Mientras que el proyecto del senador Galán sugiere seguir con el modelo actual, una exoneración cada dos años, pero con un tope que sea de US$90 mil, “precio en fábrica”, y también sugiere que esos vehículos no los puedan transferir sino hasta dos años luego de ser adquirirlos.

Entonces, al multiplicar US$90 mil por 32 senadores, a superaría los US$5.76 millones si multiplicamos por dos la exoneración a cada senador.

Si hacemos la misma operación de simple matemáticas con los 190 diputados la cifra alcanzaría los US$17.1 millones, cada dos años.

Hay que recordar que en la actualidad, los legisladores tienen dos exoneraciones, una cada dos años, pero no tienen un tope, y aunque la actual ley (57-96) dice que no pueden ceder esos vehículos hasta dos años después de adquirirlos, la práctica es que los legisladores las venden a dealers, haciéndose en un gran negocio y llegando algunos de ellos hasta a tener problemas. El caso más reciente fue el de Reinaldo Pared Pérez.

Propuesta de Hacienda

Se recuerda que en el año 2009, el entonces secretario de Hacienda, Vicente Bengoa, sugirió que el Estado debía dar un vehículo a cada legislador, como sucede con los ministros, directores y viceministros, y no una exoneración a los legisladores. Esto como una forma para que ellos no vendan este privilegio.

Posteriormente, específicamente en 2013, se pero sin éxito, de regular las exoneraciones.

En esa ocasión aprobó en primera lectura y con modificaciones el proyecto de ley que establecía un tope a las exoneraciones de vehículos de los legisladores. El tope en que estuvieron de acuerdo fue de un límite máximo de US$70 mil.

Millones libres de impuestos

1,838

millones de pesos en vehículos podrían traer los 222 legisladores, libres de impuestos. Esto equivale a aproximadamente US$40 millones al cambio de 46 por 1.

16.6

millones de dólares sólo estaría exonerando el Estado, si el Congreso finalmente acoge la propuesta de los 5 senadores de modificar el sistema de exoneraciones.

FUENTE