capture

SANTO DOMINGO. Las condiciones meteorológicas de la República Dominicana retornaron a la normalidad luego de que el huracán Matthew afectara el territorio en los últimos días. Por tal razón, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) solo mantiene cinco provincias en alerta amarilla y ocho en verde.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), debido a las pocas lluvias que se esperan en los próximos días, ha descontinuado los avisos en la mayoría de las provincias que existía alerta meteorológica por inundaciones urbanas repentinas. “Solo nos hemos quedado con las provincias Barahona y Hato Mayor”, dijo Francisco Holguín durante una rueda de prensa en el COE.

Se descontinúa el aviso a las frágiles y pequeñas embarcaciones. “A partir de este momento el país, en cuanto al ámbito meteorológico, vuelve a la normalidad porque lo que vamos a tener son efectos locales y orográficos que son propios de la isla”, informó Holguín.

En alerta amarilla están las provincias Duarte, Pedernales, Barahona, Monte Plata y Santo Domingo, y el Distrito Nacional. En verde: Peravia, Santiago Rodríguez, San Cristóbal, San Juan de la Maguana, Sánchez Ramírez, Montecristi, San José de Ocoa y Hato Mayor.

En el reporte dado por el COE se destaca que los albergados han empezado a retornar a sus hogares, 2,398 viviendas están afectadas, 18,904 personas siguen desplazadas, 44 comunidades están incomunicadas y tres puentes permanecen afectados.

Las presas de Hatillo, en Cotuí, y Rincón, en La Vega, siguen vertiendo agua luego de que alcanzaran su nivel máximo, generando inundaciones en las zonas bajas. Sin embargo, el general Juan Manuel Méndez, director del COE, aseguró que la situación está controlada.

FUENTE