Vieja Barquita

SANTO DOMINGO ESTE. Sin estudios de grabación, luces, maquillaje, nervios, cables ni micrófonos, pero bajo el calor humano y del sol, personalidades de la televisión y del cine apadrinaron un árbol del proyecto de reforestación de la Vieja Barquita.

Los artistas y comunicadores se dieron un baño de pueblo, sudaron la “gota gorda” y se enlodaron para sembrar una ceiba a orillas del Ozama, donde ante había miseria, desesperanza, y un lugar lúgubre.

En la actividad participaron Célibes Toribio, Laura Castellanos, Freddy Ginebra, Patricia Solano, José Laluz, Osiris de León, Luz García, Panky Corcino, Marvin del Cid y Alex Jiménez, por invitación de Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente.

También estaban estampados en canastos protectores del emblemático árbol los nombres de figuras como Alicia Ortega, Félix Victorino, Edith Febles, Jatna Tavares, Homero Figueroa, Jean Suriel, Osvaldo Santana, José Monegro, los hermanos Manuel y Hermes Mecariello, Rafael Molina Morillo, Iván Ruiz y Pablo Ross.

El carisma de Domínguez Brito se impuso y aunque muchos estuvieron vestidos de blanco, no repararon en caminar y hacer contacto con el lodo para plantar un árbol.

El funcionario, junto al padre Gregorio Alegría y el empresario José Miguel González Cuadra, uno de los artífices de la Nueva Barquita, habló con pasión del proyecto, que según el ministro de Medio Ambiente, fue dirigido personalmente por el Presidente.

Durante la jornada de reforestación, familias que viven en La Vieja Barquita protestaron con pancartas en manos, reclamando reubicación. González Cuadra habló con algunos y prometió estudiar los casos.

Así transcurrió el acto, con personalidades públicas y marginados sociales juntos, con un único escenario, natural, real y el Ozama, causante de todo, de testigo.

Vivir en las ribieras del río Ozama

La Barquita es un empobrecido sector de Santo Domingo en la que las personas residen en las riberas norte y este del río Ozama, en casas con paredes y techos de zinc y madera. Cinco cañadas desembocan en la barriada compuesta por decenas de callejones. Esta zona es una de las más afectadas durante las temporadas ciclónicas en República Dominicana.

En julio de este año, las autoridades trasladaron a unas 1,637 familias al proyecto habitacional Nueva Barquita, ubicado en el sector La Javilla, en Santo Domingo Norte. Según un censo aplicado en marzo de 2013 por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), en la Barquita residían aproximadamente 5,374 habitantes en 1,876 viviendas.

FUENTE