Haití

SANTO DOMINGO. Los intereses políticos y económicos de sectores vinculados a los partidos de derecha en Haití serían los que motivaron el pedido de sacar de su territorio a los militares dominicanos que custodiaban parte de la ayuda brindada al vecino país tras el paso del huracán Matthew.

Así lo informó a DL una fuente vinculada al gobierno haitiano, que reveló que la solicitud se trató de una jugada para sacarle provecho político a favor de uno de los candidatos a la Presidencia de ese país. Indicó que previo a la solicitud de los senadores haitianos, se produjeron por lo menos dos reuniones entre los sectores que apoyan a Jovenel Moïse, del partido PHTK, el mismo del expresidente Michel Martelly.

“Se quiso levantar una bola de humo enarbolando el discurso nacionalista para darle notoriedad al candidato, cuya simpatía ha estado en declive, luego de que el expresidente Aristide salió a apoyar a la candidata Marysse Narcesse”. Indicó que primero se espació el rumor a través de las redes sociales, usando a una aliada en Francia, de que los militares dominicanos estaban invadiendo a Haití. Y luego se acudió a los congresistas para exigir la salida de los militares, una actitud criticada por el propio presidente interino, Jocelerme Privert, que calificó de hipócritas a esos senadores, y reiteró su profundo agradecimiento al pueblo dominicano por la ayuda. En la jugada también habrían participado sectores del empresariado, que supuestamente se sentían afectados por la ayuda dominicana.

“Es que previo a la llegada de la ayuda, una plancha de zinc la subieron de 200 a 450 gourdes, y así los alimentos, pero cuando llegó la ayuda el negocio se le cayó”, comentó la fuente.

“Obviamente se trata de una reacción política en un contexto electoral muy complejo en Haití, donde después del paso del huracán Matthew la competencia se ha hecho más cerrada entre algunos de los candidatos y los diversos grupos de intereses políticos o económicos que representan”, comentó el excónsul haitiano en el país, Edwin Paraison.

El exdiplomático y presidente de la Fundación Zile, entiende que, ante la situación presentada con la ayuda, se debe repensar bien las razones y poner más voluntad política para sentar las bases que lleven a una mejoría real de las relaciones bilaterales.

Oportunidad

Para Edwin Paraison, la actitud del presidente Privert fue muy correcta, pero entiende que “esa situación tan lamentable nos ofrece la oportunidad de ver que el actual modelo de gestión de las relaciones haitiano- dominicanas no es el adecuado para mantener armonía y paz.

FUENTE