NUEVA YORK – Erika Menéndez (33) fue sentenciada a 24 años de cárcel por la muerte de un hombre al que empujó a los rieles del tren en Queens en diciembre de 2012.

La condena contra la hispana surge luego de que la mujer se declarara culpable, en marzo, por la muerte del inmigrante indio, identificado como Sunando Sen.

Menéndez lanzó a la víctima en la estación de las calles 40 y Lowery, en Sunnyside, cuando el tren 7 se aproximaba. Sen murió de múltiples traumas.

El fiscal de distrito de Queens, Richard A. Brown, indicó que “la acusada cometió la peor pesadilla de cualquier viajero del tren- ser de momento empujado en la plataforma mientras un tren se aproxima. La víctima fue empujada por la espalda y no tuvo oportunidad de defenderse. Ahora, sus familiares y amigos tienen que vivir con la difícil tarea de ajustarse a la ausencia de su ser querido. La acción de la acusada claramente muestra que es una amenaza para la sociedad y merece la sentencia de hoy”.

Los familiares de Menéndez habían indicado a las autoridades que ésta tenía problemas mentales y que, si no tomaba medicamentos, se descontrolaba.

En una entrevista con el New York Post, un mes después del incidente, la mujer alegó que estaba fuera de sus cabales cuando cometió el hecho.

“Mi mente estaba corriendo ese día. Yo estaba loca. Yo estaba molesta”, argumentó la entonces acusada.

“Yo estaba sin hogar. Tenía hambre. Había peleado con mi novio. El vino corriendo por las escaleras y yo me levanté y lo empujé”, continuó.

Menéndez además le había confesado a la Policía que cometió el delito porque pensó que el hombre podría ser musulmán o hindú, y ella, supuestamente, odiaba a las personas que practicaban esas religions.

FUENTE