image

 

Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo y, al igual que otras áreas, merecen cuidados especiales para mantenerse saludables y libres de enfermedades.

Muchas veces los ignoramos, pero lo cierto es que estos sufren las consecuencias de la constante exposición a las bacterias y otros factores ambientales que van afectando de forma directa la calidad de su piel.

Como resultado empezamos a sufrir los molestos callos, cuya presencia es bastante antiestética e incluso dolorosa.

Se podría pensar que estos son un tipo de afección, pero lo cierto es que son la defensa de la piel contra la constante presión y fricción que ejercemos al caminar o utilizar zapatos demasiados ajustados.

Sea cual sea la causa que los origine, resulta esencial prestarles mucho cuidado, ya que se pueden convertir en un factor de riesgo de agrietamiento, hongos e incluso infecciones.

La buena noticia es que existen algunas fórmulas naturales que pueden facilitar su eliminación para devolverles su belleza y mejorar el estado de su piel. ¡Descúbrelas!

1. Crema natural de aceite de almendras

El aceite de almendras es uno de los ingredientes humectantes más populares en todo el mundo, utilizado con muchos fines cosméticos debido a sus compuestos nutricionales.

En el caso de los pies es bastante bueno, ya que ayuda a ablandar las durezas para hacer más sencillo el proceso de eliminación de la piel gruesa.

Además, en esta crema natural se combina con otros buenos ingredientes que potencian sus efectos para mejores resultados.

Ingredientes

5 cucharadas de lanolina (50 g)
3 cucharadas de aceite de almendras dulces (42 g)
3 cucharadas de glicerina (30 ml)
1 cucharadita de aceite esencial de lavanda (5 g)

¿Cómo elaborarla?

En un cazo al baño María, derrite las cucharadas de lanolina.
Aparte, calienta el aceite de almendras dulces y la glicerina, y añádele la cucharadita de aceite esencial de lavanda.
Cuando la mezcla alcance una temperatura alta, viértela con la lanolina derretida y asegúrate de remover muy bien para conseguir una mezcla homogénea.
Introduce todo en un frasco de vidrio y espera a que se enfríe para que adquiera una consistencia cremosa.

Modo de aplicación

Sumerge los pies en agua caliente durante 15 o 20 minutos, sécalos muy bien y aplícales una buena cantidad de la crema.
Ver también: Esto es lo que puedes lograr por tomar leche de almendras con miel todos los días

2. Crema natural de ajo y aceite
Cómo preparar aceite de ajo para frenar la caída del cabello

Uno de los mejores ingredientes para cuidar la salud de los pies es el ajo. Este ingrediente tan utilizado en la gastronomía tiene una fuerte acción antibiótica y antibacteriana que puede ayudar a eliminar las bacterias que causan infecciones y hongos.

Mezclado con aceite de oliva y unas gotas de limón se puede hacer una sencilla crema natural para ablandar los callos e incluso las verrugas.

Ingredientes

1 diente de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
5 gotas de zumo de limón
1 vendaje

¿Cómo elaborarla?

Pela y pica el ajo en pequeñas tiras o tritúralo hasta formar una pasta.
A continuación, mézclalo con el aceite de oliva y las gotas de limón hasta que se integren bien.
Modo de aplicación
Limpia muy bien la piel de los pies afectada, aplícale el remedio y cúbrelo con un vendaje para que actúe toda la noche

3. Crema de aloe vera y vitamina E
Aloe vera

La planta de aloe vera contiene un gel rico en vitaminas, minerales y muchos otros compuestos nutricionales que durante años han servido para aliviar problemas de salud y hacer tratamientos de belleza.

Utilizado como remedio para eliminar las durezas de los pies puede ser bastante eficaz, ya que cuenta con una poderosa acción humectante que reblandece la piel para ayudar a remover la piel muerta.

Además, al juntarse en un mismo remedio con un poco de vitamina E, se hace una crema casera muy especial que nos ayudará a obtener mejores resultados.

Ingredientes

½ taza de gel de aloe vera (100 g)
1 cápsula de vitamina E

¿Cómo elaborarla?

Extrae el gel de aloe de una hoja y mézclalo con una cápsula de vitamina E, o bien, aceite de ricino (también conocido como aceite de castor).

Modo de aplicación

Limpia o sumerge los pies en agua tibia, sécalos muy bien y extiéndeles el producto con un suave masaje hasta dejarlos bien impregnados.
Déjalo actuar hasta que se seque o mientras duermes.
Estas tres sencillas cremas son bastante económicas y muy buenas para mantener la salud de los pies. Sin embargo, es bueno aclarar que sus resultados no son inmediatos y se requiere de constantes aplicaciones para que hagan efecto.

Fuente