No uses una toalla común

Lo mejor para secar el cabello y evitar el frizz es envolverlo en una remera de microfibra.

Todas tenemos en el ropero una remera o camiseta que no usamos porque ya está vieja o se estiró ¡No la tires! Úsala para envover tu pelo una vez que lo hayas lavado.

Sucede que las toallas gruesas solo “raspan” el pelo y lo que logras es que el frizz se presente y ¡no se quiera ir!

Desenrédalo con un peine de dientes anchos

Los peines de dientes apretados o los cepillos, solo hacen que el frizz se torne más notorio. Por el contrario, si optas por un peine de dientes anchos, conseguirás desenredarlo y además quedará suave, brillante y manejable.

Aplica un texturizador

Colocarlos es fácil, solo tienes que esperar que el cabello se seque y a continuación tomar un poco de producto y pasarlo con mucho cuidado. Te puedo recomendar Osis+ de Schwarzkopf, Ondas (im)perfectas de Tresemmé o Bb. Don´t blow it de Bumble and Bumble.

¡Trénzalo!

En el caso de que tengas la costumbre de irte a dormir con el cabello mojado, lo que puedes hacer, para no despertar con una explosión de pelo en tu cabeza, es trenzar el cabello antes de acostarte. ¿El resultado? Unas bonitas ondas estilo playero muy fáciles de peinar y ¡libres de frizz!

Otros consejos que puedo darte es que duermas con la almohada con funda de seda y evites las de algodón, pues son mucho más propensas a crear el frizz. Tampoco es bueno abusar del secador de cabello debido a que demasiado calor (eso aplica también a las planchitas) es sinónimo de cabello encrespado.

No lo pienses más y comienza ahora mismo a secar tu pelo de esta manera para evitar el tan odiado frizz. ¡Diles basta a las palmeras en días de viento furioso y hola al cabello suave, brillante y manejable!

Fuente