bismark tavarez

Unos cinco mil guardianes están realizando su trabajo desarmados, de acuerdo a la denuncia de la Asociación Dominicana de Empresas de Seguridad (ADESINC) , entidad que culpó de la situación a la prohibición gubernamental para la importación de armas cortas (revólveres y pistolas), lo que dijo incentiva la delincuencia.

Bismarck Tavárez Caminero, presidente de la entidad, señaló que por esa razón las más de 80 empresas asociadas han perdido el 10% de sus clientes, y que de continuar el impedimento podrían quedar miles de guardianes sin sus empleos.

En una carta al Ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, ADESINC le indica que esos instrumentos son básicos para realizar los servicios en bancos, colegios, residencias, condominios, plazas comerciales, y otros establecimientos., en los que el arma larga (escopetas), carecía de practicidad, señala una nota de prensa.

También le recordó, en la misiva, “que en el 2011 el Ministro de Interior y Policía estuvo de acuerdo con nosotros sobre el particular e iba a ponderar la situación, la cual fue también informada Directamente por el Tavarez, al presidente de la Republica, en una entrevista que le fue concedida”.

El presidente de ADESINC dijo que, igualmente, en aquella ocasión el Ministro de Interior y Policía ponderó que era válida la petición de esa institución, “y si así fue entonces, con más razón hoy en día, en que no sólo se está permitida la importación de aquellas armas, sino que se han prohibido también las escopetas”.

Tavárez Caminero indicó que las escopetas no aparecen de forma regular en el mercado, y los establecimientos que optan por venderlas, y que aún poseen en existencia, lo hacen a un precio desorbitante, producto de la misma prohibición, y por ende de la escasez que provoca.

Señaló que ese sector tiene como herramienta de trabajo el arma de fuego, y sin ésta no sólo no pueden crecer los clientes, sino que “no podemos satisfacer demandas adicionales de los actuales, los cuales perdemos constantemente por nuestra incapacidad”.

Puntualizó que esa escasez está provocando que particulares (empresas y personas físicas) se provean de armas y se suministren sus propios servicios de seguridad con serenos nacionales y extranjeros, sin las regulaciones y fiscalización que poseen las empresas miembros de ADESINC y otras, creándose así una inseguridad mayor.

Expuso que también está causando, que por el arma haber más que duplicado el precio en el mercado, incita a los delincuentes a robarlas para obtener una mayor ganancia al comercializarlas para atracos y otros actos delincuenciales.

“Hace unos días nuestra directiva sostuvo una reunión con una delegación de la Asociación Dominicana de Importadores de Armas de Fuego, Inc., encabezada por su presidente, General (r) P.N., licenciado Rafael David  Ramírez Vidal, para analizar la insostenible situación, y mediante acuerdo escrito, están dispuestos a vendernos las armas a los precios anteriores a la prohibición, si se nos autoriza a importarlas mediante una resolución o concesión especial que usted nos pudiera dispensar frente a la calamitosa situación”, expresó.

Manifestó que con este acuerdo, ADESINC canalizaría las solicitudes de los socios frente al Ministerio de Interior y Policía, y que esa aprobación la “entregaríamos a la presidencia de la asociación importadora de armas para que distribuya equitativamente los pedidos hechos por nosotros”.

Resaltó el empeño que realizan desde esa asociación, que agrupa la mayor cantidad de guardianes de las empresas del país, “para hacer un trabajo cada día más profesional y coadyuvar así, de la manera más idónea, en la prevención de la delincuencia con las fuerzas del orden público”.

FUENTE