image

 

El huevo es una de las fuentes de proteína que más se incluyen en la dieta, aunque algunos prefieren ser moderados por el tema de colesterol.

Lo que muy pocos saben es que las propiedades y nutrientes que lo componen también lo hacen un aliado de la belleza, en especial en lo que referente al cuidado de la piel y el cabello.

Precisamente la proteína que aporta resulta beneficiosa para la reparación de los tejidos pero, además, son fuente de luteína, compuesto que ayuda a mantener la piel hidratada y elástica, es decir, más joven.

Es momento de que empieces a tener en cuenta a los huevos como tus mejores aliados en las rutinas de belleza; para ello, hoy te vamos a compartir los mejores tratamientos que puedes hacer con este ingrediente para consentirte sin salir de casa.

1. Tónico para el rostro

Lavar el rostro

La clara de huevo concentra propiedades que ayudan a tonificar e iluminar la piel del rostro, eliminando impurezas que se van acumulando en los poros.

¿Cómo utilizarla?

Bate la clara de huevo a punto de nieve y, luego, aplícala con un pincel por todo el rostro, evitando el contorno de los ojos.
Pasados 20 minutos, o cuando se seque sobre la piel, retírala con un poco de agua tibia.

2. Disminuir las bolsas bajo los ojos

La inflamación bajo los ojos hace que el rostro luzca opaco, enfermo y envejecido. Por suerte, ingredientes como la clara de huevo pueden ser útiles en la desinflamación natural y rápida.

¿Cómo utilizarla?

Con la ayuda de un hisopo de algodón aplícate una fina capa de clara en las partes afectadas y déjala actuar 10 minutos antes de enjuagar.

3. Mascarilla para piel grasa

Tener exceso de grasa en la piel es antiestético y puede dar lugar a la aparición de diferentes grados de acné.

Por limpiar en profundidad la piel y, en especial, los poros, la clara de huevo es un buen remedio para regular el pH natural y disminuir ese exceso de sebo.

¿Cómo utilizarla?

Prepara una mezcla de clara de huevo con 3 cucharadas de harina de avena y aplícala por todo el rostro, cuello y escote.
Realiza masajes exfoliantes, déjala actuar 15 minutos y enjuaga con agua templada.

4. Mascarilla para piel seca

Por ser una fuente de ácidos grasos y vitaminas, la yema de huevo es un buen tratamiento para aquellas personas que tienen que luchar contra la resequedad en su piel.

¿Cómo utilizarla?

Mezcla una yema de huevo con una cucharadita de aceite de oliva y zumo de limón. Úntala uniformemente por todo el rostro y escote y déjala actuar 15 minutos.

5. Acondicionador para el cabello

El huevo hace maravillas por el cabello que luce opaco, reseco y con daños ocasionados por el sol y el clima.

Mezclándolo con otros ingredientes puede actuar como un acondicionador natural, ideal para conseguir un cabello más suave, manejable y lleno de brillo.

¿Cómo utilizarlo?

Mezcla un huevo entero con media taza de yogur natural y una cucharada de aceite de oliva. Extiende el producto por todo el pelo, colócate un gorro y déjalo actuar de 30 a 45 minutos.

6. Volumen y brillo

Darle un toque de volumen y brillo al pelo es muy sencillo cuando se tienen a mano ingredientes como el huevo y el limón.

¿Cómo utilizarlo?

Bate un huevo, agrégale un poco de zumo de limón e incorpóralos hasta obtener una mezcla homogénea.
Cuando esté lista, distribúyela por todo el pelo y déjalo actuar, como mínimo, 30 minutos.

7. Controlar el cuero cabelludo graso

Tener un cuero cabelludo graso se puede convertir en un problema estético por el simple hecho de que hace lucir el pelo sucio y pegajoso.

Como ocurre con la piel, la clara de huevo ayuda a regular el pH natural para controlar el exceso de sebo sin que eso afecte los aceites naturales.

¿Cómo utilizarlo?

Bate una clara de huevo y extiéndela por todo el cuero cabelludo y algunos mechones de pelo. Permite que actúe media hora y luego enjuágate con tu champú habitual.
Visita este artículo: ¿Qué hacer para tratar el cabello graso?

8. Cabello seco

Si notas que tu cabello ha perdido brillo, está maltratado y no tiene la apariencia sedosa que quisieras, aprovecha los nutrientes del huevo para regenerarlo y mejorar su salud.

¿Cómo utilizarlo?
Prepara una mezcla de huevo con media taza de leche y, tras obtener un líquido homogéneo, aplícalo por todo el cabello y cuero cabelludo con un suave masaje. Cúbrelo con un gorro y déjalo actuar 30 minutos.

Fuente