image

 

Parece que la rubia practica lo que convirtió en el himno de su famoso squad hace un par de meses; y es que en la entrevista que dio a GQ Magazine para su último número, Taylor Swift cambió toda la historia que creíamos que existía detrás de su famoso sencillo Bad Blood.

Aunque la entrevista que le diera a la revista Rolling Stones en septiembre de 2014 nos dejara entender que ésta se trataba de otra de sus creaciones de desahogo, las recientes palabras de Swift indican todo lo contrario. “El hecho de que yo nunca confirmara a quién estaban dirigidas esas canciones me hace sentir como si aún tuviese un as bajo mi manga”, reveló la cantante.

Cuando le preguntaron directamente en qué términos se mantenía su relación con Katy Perry, Taylor respondió, “Estás en medio de una entrevista con Rolling Stones y el escritor apunta ‘¿De qué se trata esa última canción? Suena como si hablara de un momento muy intenso en tu vida’. Y tú sigues ahí, sentada, sabiendo que estás en buenos terminos con tu ex novio y con su familia, y que no quieres que los medios empiecen a comentar que el problema está dirigido hacia él; así que dices que se trata de perder a un amigo, y eso es básicamente todo”.

Todo es tan dramático como parece en esa canción. “Nunca dije nada que apuntara a alguna persona en específico. Y la verdad es que duermo tranquila sabiéndolo”. Añadió que sabía que los medios tratarían de ponerle un nombre y destino a las afiladas líneas del sencillo, y que lo más fácil de hacer sería ligarlo a una persona a la que Swift no quería involucrar.”Realmente no me importa mucho a quién crean que está dirigida, lo único que quise hacer era evitar que involucraran al blanco más fácil. Escúchenla con atención. Realmente no apunta a ninguna persona o situaciónn en específico”, aclaró.

Pero ¿qué intenta ocultar ahora Taylor?

La verdad es que la infomación que dio a la revista de rock el año pasado, no es tan escueta como la recuerda; en esa entrevista, Taylor apuntó que durante años dudó de su amistad con su colega y que no sabía cómo interpretar los acercamientos que tuvo con ella detrás de los escenarios. “Ella se me acercaba después de los conciertos, me dirigía una frase breve y luego desaparecía. Yo me quedaba pensando si realmente era mi amiga o si me estaba insultando”, aseguró.

En esa ocasion, Swift incluso reveló que su rival intentaba sabotear sus giras, robándole gran parte de su personal. Todo apuntaba a Perry, quien para el momento, no tardó en dar una respuesta a través de las redes sociales.

Fuente

image