image

 

Te aseguramos que en cuanto pruebes este delicioso batido ya no vas a poder pasar sin él. Combinar uvas y avena se alza como un remedio excepcional para limpiar la sangre y reducir el colesterol, sin olvidar tampoco que favorece la pérdida gradual de peso.

Es sencillo de preparar, además de sabroso y energético, y es también un modo muy saludable de empezar la mañana. Por ello deseamos hablarte de él en nuestro espacio invitándote, a que lo prepares en casa. ¿Te animas?

Uvas y avena para limpiar la sangre y bajar el colesterol

Son muchas las personas que toman este rico batido en su desayuno. En especial, aquellas que sufren de problemas cardíacos o que tienen el colesterol un poco alto. Señalarte también que, por lo general, este licuado resulta muy digestivo, es rico en fibra soluble y mejora muchísimo nuestro tránsito intestinal.

Recuerda siempre que para obtener buenos resultados será conveniente comprar avena orgánica, así como uvas que no hayan sido tratadas con pesticidas.

Todo ello nos ayudará a potenciar aún más sus virtudes naturales. No obstante, veamos ahora de qué manera pueden ayudarnos la uva y la avena a cuidar de nuestro corazón.

Beneficios de las uvas para la salud cardíaca

En nuestro batido casero vamos a utilizar uvas tintas o moradas. ¿La razón? Contienen más antioxidantes y, por tanto, sus propiedades para cuidar del corazón serán más intensas.

Por lo general, toda variedad de uva resulta positiva para nuestra salud. Son buenos frutos laxantes, depurativos, diuréticos y antitumorales. Además, tampoco podemos olvidar que su aporte energético es bajo: 62 calorías por 100 gramos.

Las uvas cuidan de nuestras arterias al aumentar el óxido nítrico en sangre y crear un efecto vasodilatador. Esta “virtud”es más intensa en las uvas moradas, de ahí que sea importante consumir tanto su piel como sus semillas.

Las uvas, además, contienen múltiples sustancias bioactivas como los polifenoles o el resveratrol que actúan como grandes protectores de la salud de las células frente al ataque de los radicales libres.

La revista científica “Journal of Cardiovascular Pharmacology“publicó un interesante trabajo donde se demuestra la importancia del resveratrol a la hora de proteger la salud de nuestras arterias.

Las uvas, en especial las tintas o moradas, contienen un alto nivel de ácido fólico, así como hierro, fósforo, calcio, magnesio, manganeso y cobre. Su contenido en sodio es bajo.

La avena, un cereal para tu corazón

Son muchos los médicos y nutricionistas que nos recomiendan el consumo regular de avena orgánica. Puedes comprarla en muchos comercios, así como en centros de dietética especializados.

Los beneficios para nuestro corazón son tan interesantes que no deberíamos renunciar a ella.

La avena nos ayuda a reducir los niveles de colesterol malo o LDL.

Este cereal está dentro de la misma familia que el arroz, el maíz y el trigo. Por lo tanto, lo podemos considerar un superalimento debido a sus propiedades nutritivas.

Contiene grasas insaturadas y ácido linoleico. Este tipo de grasas son muy saludables y favorecen nuestra salud cardíaca.

Otro dato interesante de la avena es que nos aporta un tipo de carbohidratos que nos dan energía durante mucho tiempo. Reduce el apetito y es un recurso excelente que incluir en nuestro desayuno.

Te gustará saber también que la avena es el cereal que más vitaminas y minerales concentrados tiene. Estos van desde las importantes vitaminas del complejo B, pasando por minerales esenciales como el calcio, hierro, zinc, fósforo y el magnesio.

La fibra es muy necesaria para cuidar de nuestro corazón. No solo nos ayuda a favorecer el tránsito intestinal, sino que además es un elemento esencial para bajar el colesterol.

¿Has oído hablar alguna vez de los betaglucanos? Son un tipo de sustancias bioactivas capaces de absorber el colesterol malo, así como los propios ácidos biliares del intestino. De esta forma se evita que entren a nuestro torrente sanguíneo.

Cómo preparar tu batido de uvas y avena

Ingredientes

3 cucharadas de avena en hojuelas (30 g)
10 uvas rojas o moradas
½ taza de papaya (70 g)
1 cucharada de miel (25 g)
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

Verás que es muy sencillo y que lo tendrás listo mucho antes de lo que piensas. Adquiere, tal y como te hemos señalado al inicio, avena orgánica o, si lo prefieres, integral. La que está lista en hojuelas finitas nos da buenos resultados.
Lo primero que haremos será limpiar bien las uvas. No les quites la piel. Pela la papaya y obtén esos 70 gramos, puesto que esta fruta le dará una consistencia y un sabor único a nuestro batido.
Cuando tengas todos los ingredientes listos ve a la batidora. Añade el agua, las 10 uvas, la papaya y las tres cucharadas de avena, así como la miel. Bate bien todos los ingredientes para conseguir un licuado bien homogéneo.
No te preocupes si a la hora de beber te encuentras con los tropezones de la piel de la uva o sus semillas: consúmelos porque son muy adecuados para nuestro corazón.

Fuente