image

 

La cantante Miranda Lambert atravesó una etapa muy dura a nivel emocional tras anunciar que se separaba de su marido, Blake Shelton, el pasado mes de julio, que incluyó muchas noches llorando y bebiendo en el porche de su casa.

“Tuve una relación increíble con un hombre maravilloso, así que sé reconocer lo bueno. Tengo una base muy buena de cara al futuro. Nunca daría nada por sentado. Pero puede que eso también haya implicado noches llorando en mi porche, bebiendo whisky y diciéndome: ‘Dios, esto es lo peor'”, explica la intérprete en una entrevista a la revista Cosmopolitan.

Por lo que Miranda no ha derramado ni una sola lágrima es por la actual relación que su exmarido mantiene con la cantante Gwen Stefani, ya que siempre había sospechado que entre ellos existía algo más que amistad.

“No se sorprendió al enterarse del romance de Blake y Gwen. Siempre habían coqueteado mucho. Miranda y Blake tenían muchos problemas y ella sabía que esa era una posibilidad. Blake es un tipo encantador, y Miranda no tiene nada contra Gwen y cree que es una artista con mucho talento. Independientemente de con quién decida seguir adelante Blake, ella les deseará lo mejor.

Ahora mismo Miranda está en un momento de su vida en el que quiere centrarse en sí misma y en su música. Es un nuevo capítulo en el que puede crear nuevas relaciones y piensa aprovecharlo. Ha pasado por muchos cambios en los últimos meses, pero todos han sido para mejor”, explicaba una fuente a E! News.

Fuente