image

 

El hígado es el órgano más grande de nuestro organismo y el que más “responsabilidades” tiene. Podemos visualizarlo de una forma muy gráfica: como un complejo laboratorio que lleva a cabo múltiples funciones.

El hígado limpia la sangre, sintetiza enzimas y proteínas, almacena vitaminas y elimina esas toxinas y metales pesados que pueden acabar enfermándonos. Son tantas las responsabilidades que tiene que demanda por nuestra parte de un adecuado cuidado para mantenerlo sano.

Sería esencial que tuviéramos en cuenta todo aquello que ponemos cada día en nuestros platos. Además, hábitos tan peligrosos como el tabaco, la vida sedentaria, el alcohol o incluso tomar muchos medicamentos sin prescripción médica pueden traernos graves consecuencias.

Desde nuestro espacio te invitamos a probar 3 licuados excelentes para nutrir y depurar el hígado. ¿Cuál te vas a preparar hoy? ¡Disfrútalos!

1. Licuado de remolacha y limón

¿Por qué es saludable para mi hígado?

La remolacha es uno de los mejores vegetales para favorecer el óptimo funcionamiento del hígado. Gracias a ella conseguimos regular la presión sanguínea y mineralizar nuestro organismo gracias a sus múltiples nutrientes.

Su color rojo intenso ya nos da una pista de su alto nivel en antioxidantes, unos elementos esenciales para recuperar la salud del hígado.

Lo mismo ocurre con el limón. Esta fruta nos ayuda a alcalinizar el organismo y, como ya sabes, un cuerpo más alcalino es sinónimo de salud. Gracias a la vitamina C y a sus minerales, el hígado consigue filtrar mejor la sangre y eliminar toxinas.

Lee también cómo limpiar tu hígado para perder peso

Ingredientes

1 remolacha
El jugo de un limón
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación
Lo primero que haremos será limpiar bien nuestra remolacha cocida para, después, cortarla en varios trocitos para facilitar el licuado.
El siguiente paso es igual de sencillo. Obtenemos el jugo de nuestro limón y lo añadimos ya a la licuadora junto a la remolacha y el vaso de agua. Licua durante unos minutos para obtener una bebida homogénea y de atractivo color, y bebe por las mañanas. ¡Te va a encantar!

2. Licuado de apio y perejil

¿Por qué es saludable para mi hígado?

Es posible que no conozcas este dato: Consumir perejil es una de las mejores formas de limpiar los riñones y el hígado de manera natural. Esta planta rica en vitaminas A y C, y minerales como hierro y magnesio, nos permite optimizar el funcionamiento de estos órganos tan importantes.

De hecho, toda verdura, planta o fruta de “sabor amargo o ácido” es un buen favorecedor de la salud hepática. De ahí que verduras como las alcachofas o las coles también sean muy saludables.

Lo mismo ocurre con el apio. Si eres una fan auténtica del apio te gustará saber que es uno de esos vegetales muy apropiados para realizar licuados. Es rico en minerales y, sobre todo, diurético.

De este modo conseguiremos estar bien hidratados y eliminar esos elementos que nuestro cuerpo no necesita.

Toma nota de lo que debes hacer para preparar este licuado para nutrir y depurar el hígado.

Descubre también las propiedades curativas del ajo

Ingredientes

1 cucharadita de perejil (5 g)
1 rama de apio
1 pepino
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

Lo primero que vamos a hacer es limpiar bien todos los ingredientes. Una vez listos, y tal y como hemos hecho en el caso anterior, procederemos a cortarlos en trozos más pequeños para facilitar el licuado.
Añade ya en tu procesadora el apio, el perejil y el pepino junto con el vaso de agua. De inmediato obtendrás un licuado verde muy saludable para tu hígado.

¿Te animas a probarlo hoy mismo?

Licuado de zanahoria, manzana y rábano

¿Por qué es saludable para mi hígado?

El rábano es un desintoxicador natural capaz de aumentar el oxígeno en la sangre, y que además contiene enzimas que limpian el hígado. Es un complemento natural muy adecuado que deberías incluir a menudo en tus ensaladas.

En este licuado vamos a añadir también una manzana y una zanahoria. Es una combinación medicinal, rica en minerales y vitaminas que ayudará a las células hepáticas a fortalecerse y a eliminar ese exceso de grasas y toxinas que a menudo dificulta la depuración del hígado.

La manzana nos interesa sobre todo por su virtud para eliminar el colesterol, y las zanahorias por su capacidad para aportarnos energía y fortalecer nuestro sistema inmunológico. Así que… ¿Por qué no probarlo?

Ingredientes

2 rábanos
1 manzana verde
1 zanahoria
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

Empezaremos limpiando bien los ingredientes. Como dato, te diremos que no es necesario que peles la manzana, puesto que en su piel se encuentra la pectina, un poderoso bioelemento que cuidará de nuestro hígado.
Corta a trocitos cada ingrediente y llévalos a la licuadora junto con el vaso de agua para obtener una bebida homogénea. El sabor de este licuado tendrá unas originales pinceladas “picantes”, pero te aseguramos que vale la pena tomarlo cada mañana. Te irá muy bien.

Fuente