image

 

La euforia de las fans de One Direction, ante su presencia en Ciudad de México para participar en el Premios Telehit, se vivió ayer en el Foro Sol desde la mañana.

Y es que las chicas llegaron a acampar desde un día antes afuera del recinto y, para las 8:00 de la mañana del jueves, era tal la cantidad de gente reunida, que los organizadores decidieron abrir las puertas del lugar para darles acceso.

Rostros pintados con el nombre del grupo, banderas con la leyenda “1D” y ropa holgada fueron parte de la vestimenta de las jóvenes, de no más de 25 años, que formaron para entrar una fila que ocupó dos veces la explanada del lugar.

“Harry Styles es mi novio” o “Soy directioner” eran las leyendas en las playeras de las fans, quienes para combatir el aburrimiento echaban porras a la banda y cantaban sus canciones.

Cuando las niñas lograban cruzar el primer filtro corrían a una segunda fila, ubicada dentro del Autódromo Hermanos Rodríguez, y gritaban frenéticamente, aumentando el ansia de quienes no habían entrado y haciéndolas pensar que One Direction ya había arribado.

Una fan, literalmente perdió el piso por sus ídolos.Con tal de hacerse de un buen lugar en la fila, María Guadalupe Montoya, de 16 años, tropezó y tuvo que recibir primeros auxilios, aunque eso no impidió que entrara al concierto.

Para cuando One Direction apareció en el escenario, como estelar de los Premios Telehit, el Foro Sol lucía repleto, con 54 mil fans, según cifras de los organizadores, y la locura estalló.

Durante las seis canciones que el grupo interpretó en vivo, entre las 21:15 y las 21:49 horas, sus seguidoras formaron un tapiz de emociones impredecibles.

Gritaron al unísono “OneDi” y los escucharon cantar, extasiadas, temas como “Drag Me Down”, “Perfect”, “Little Things” y “Story of My Life”.

Todo lo que cada uno de los cuatro dijo fue motivo de gritos: Niall Horan, con “te amamos, México”, en un castellano claro, y Liam Payne, con “te amo, Latinoamérica” con acento arrastrado.

En la actuación del cuarteto, los más pequeños se montaron en hombros de sus padres para tener más visibilidad.
Muchas fans, incluso, se pusieron pañales para no tener que salir al baño durante la actuación del grupo y hasta llevaron miel con limón en botellitas, halls y té para evitar quedar roncas, pues estaban dispuestas a gritar a más no poder.

Fuente