image

 

El 28 de noviembre se convirtió desde el 2014 en la conmemoración de la alegría, el humor y la ingenuidad. Ese día murió Chespirito, pero nació la leyenda del genio de la televisión hispana que dio vida a muchos personajes con un humor sano y particular, que acompañó varias generaciones en el mundo. Tras un año de su partida, Roberto Gómez Bolaños sigue vigente entre los seguidores que, con sus manifestaciones en redes sociales, recuerdan al creador del Chavo del 8, el Chapulín Colorado, el Chómpiras y otros tantos.

Este sábado, familiares y cercanos a la familia del comediante se reunirán de manera privada para recordar a quien fuera catalogado como uno de los mejores en su género al lado de Mario Moreno Cantinflas. Así mismo, miles de seguidores en todo el mundo han compartido imágenes en las que se destacan los personajes de Chespirito, quien murió de 85 años, por complicaciones respiratorias en Cancún, México.

“Queremos ver algunas fotografías, platicar entre nosotros como hermanos y no habrá misa. Fue sorprendente las muestras de cariño alrededor de nosotros, lo que nos hizo llevar un duelo llenos de amor”, dijo a medios mexicanos Paulina Gómez Fernández, hija del reconocido Chespirito.

A lo largo de su vida como libretista y líder de innumerables capítulos de sus programas, Chespirito contó con la compañía de Florinda Meza; actriz y compañera sentimental con quien no tuvo hijos. Esta mujer fue quien lo acompañó hasta su último día de vida. El primer matrimonio de Gómez Bolaños fue con Graciela Fernández, con quien tuvo seis hijos.
Polémicas

En su historia de vida también se dieron polémicas como las peleas de los personajes de la serie contra él por los derechos de autor. Los conflictos entre Gómez Bolaños y algunos miembros del elenco del segmento El Chavo del 8, comenzaron en la década de los 90.

María Antonieta de las Nieves, quien interpretó a la Chilindrina, obtuvo los derechos de autor de su personaje, lo que generó demandas por parte de Chespirito, luego de litigios que se extendieron por más de 12 años, la protagonista se quedó con los derechos, generando así una enemistad con Chespirito.

Por otro lado Carlos Villagrán, más conocido como Kiko, cambió el nombre de su personaje de Quico a Kiko, porque el primero estaba registrado a nombre de Roberto Gómez Bolaños y trabajó con el personaje a quién le modificó aspectos de su vestuario, como el color de la corbata, las medias y su gorro de marinero.

Fuente