image

 

El ajo es uno de los alimentos naturales con más cualidades medicinales. Aunque sus usos principales tienen que ver con la gastronomía, hay quienes lo aprovechan para la preparación de cientos de remedios caseros.

Sus principales virtudes se le han atribuido a su alto contenido de un compuesto azufrado llamado alicina, activo que también le da su intenso aroma.

Pero, además de esto, está comprobado que es una fuente natural de vitaminas C y B, proteínas y minerales como calcio, cobre, potasio, fósforo y hierro.

Existen muchas razones por las que este bulbo se ha ganado uno de los primeros lugares como tratamiento alternativo de cientos de afecciones.

Se ha demostrado que, gracias a su potente acción antiviral, antiinflamatoria y depurativa, es un gran remedio para limpiar los pulmones y reforzar las defensas contra las infecciones.

A continuación vamos a centrarnos en este beneficio compartiendo dos interesantes remedios a base de ajo para cuidar el sistema respiratorio.

¿Por qué el ajo es bueno para limpiar los pulmones?
Pulmones

El consumo de ajo crudo le aporta nutrientes esenciales al organismo que estimulan la limpieza de los pulmones y otros órganos purificadores del cuerpo.

Su alto índice de antioxidantes, vitaminas y minerales frenan el daño causado por los radicales libres del ambiente, que son la causa principal del daño oxidativo y el desarrollo de varios tipos de cánceres.

Tiene una fuerte acción antibiótica que participa en la eliminación de cientos de virus, bacterias y otros microorganismos que dan lugar a las infecciones respiratorias y trastornos comunes como la gripe y el resfriado.

Por su efecto depurativo es perfecto para eliminar los metales pesados que se acumulan en este sistema poniendo en alto riesgo la salud. Además, es una gran ayuda para los fumadores o ex fumadores porque estimula la eliminación de todos esos tóxicos que se derivan del cigarrillo.

Por otro lado, su ingesta regular puede apoyar la recuperación de los pacientes con afecciones respiratorias como:

Bronquitis.
Catarros.
Asma.
Neumonía.
Tuberculosis.
Tos ferina.
Congestión pulmonar.

¿Cómo limpiar los pulmones con ajo?

Teniendo claros los beneficios que el ajo le puede aportar a los pulmones y el sistema respiratorio en general, vale la pena preparar un remedio natural depurativo para sacarle todo el provecho a tan importantes cualidades.

Remedio de ajo y tomillo
Receta del aceite de ajo

Este tratamiento para desintoxicar los pulmones combina el ajo con los beneficios del tomillo, otra planta que muy útil para favorecer el cuidado de estos órganos.

Ingredientes
10 dientes de ajo
3 ramitas de tomillo fresco
Aceite de oliva (el necesario)

Preparación
Introduce los ajos en un mortero y tritúralo hasta convertirlo en una pasta espesa.
A continuación, agrégale las hojas de tomillo y continúa el triturado para que ambos ingredientes queden mezclados.
Pasa el producto a un recipiente limpio, cúbrelo con aceite de oliva extra virgen y déjalo macerar toda la noche.

Modo de consumo
Al día siguiente, en ayunas, ingiere una cucharada de este remedio de ajo para iniciar la depuración pulmonar.
La cantidad restante la puedes utilizar los siguientes días en la misma dosis, a la misma hora.
A partir de la segunda semana de consumo ya se pueden sentir los cambios en los pulmones, e incluso en otras partes del cuerpo.
Remedio de jengibre, ajo, cúrcuma, cebolla y azúcar
Receta para preparar una infusión de ajo y jengibre

Los principales beneficios de este remedio se deben a sus cualidades antioxidantes, antiinflamatorias y desintoxicantes.

En este caso el ajo se potencia con antivirales como la cebolla, el jengibre y la cúrcuma, los cuales aumentan las defensas del cuerpo mientras estimulan la eliminación de desechos acumulados en el sistema.

Ingredientes
½ litro de agua
200 g de azúcar
½ kilo de cebollas
1 trozo de raíz de jengibre picado
1 cucharada de cúrcuma (10 g)
3 dientes de ajo machacados

Preparación
Vierte el agua y el azúcar en una olla y llévala a fuego medio.
Agrégale las cebollas, remueve y luego incorpora el jengibre, la cúrcuma y los ajos machacados.
Cuando la mezcla hierva, baja el fuego y continúa removiendo. Déjala en el fuego hasta que el líquido haya reducido a la mitad.
Una vez finalice la cocción, cuela y déjala enfriar.
Lo puedes almacenar en el refrigerador.

Modo de consumo

Por la mañana, antes de ingerir cualquier alimento, toma dos cucharadas de este remedio.
Lo puedes diluir en agua tibia.
Consúmelo durante dos semanas seguidas, descansa una y vuelve a tomarlo.
En ambos casos es esencial usar ajo porque es su principal activo de limpieza. Por supuesto, es necesario mejorar los hábitos de vida en general para que el consumo de estos remedios de desintoxicación no sea en vano.

Fuente