image

 

La función digestiva es fundamental para la salud general del cuerpo.

Cuando esta tiene dificultades para darse de forma adecuada los alimentos no pueden asimilarse bien y se producen acumulaciones de desechos que más tarde se pueden convertir en la causa potencial de enfermedades.

Además, por lo general, este tipo de trastornos le quitan muchas energías al cuerpo, por lo que las personas pueden notar una fuerte sensación de cansancio, estrés, dolor de cabeza y otros síntomas que interrumpen la jornada e impiden la correcta realización de las actividades cotidianas.

Para que haya menos riesgo de sufrir de indigestión u otros problemas digestivos, es esencial adoptar una dieta saludable que combine de forma adecuada los alimentos.

Sumado a esto, es bueno impulsar la función gastrointestinal con la ayuda de algunas plantas que pueden ayudar a absorber mejor los nutrientes mientras facilitan la eliminación de los desechos.

Si en los últimos días presentas inflamación, gases e incluso dolor en la zona abdominal, es muy probable que estés pasando por un problema de mala digestión. Si es así, entonces no dudes en tener en cuenta alguna de las siguientes hierbas.

1. Manzanilla
Infusión de manzanilla

Una infusión de manzanilla tiene un efecto calmante, digestivo y antiinflamatorio. Su consumo ante los problemas de digestión puede ser útil para aliviar el dolor, deshacerse de los gases y tratar las úlceras.

Ingredientes

2 cucharadas de flores secas de manzanilla (20 g)
1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?
Coloca a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores secas de manzanilla y déjala reposar tapada durante unos 8 minutos.
Pasado el tiempo aconsejado, cuélala y consúmela.
Tómala preferiblemente media hora después de comer.
Ver también: 6 usos inusuales de la manzanilla que deberías probar

2. Menta

Esta hierba tan versátil que algunos utilizan como especia es un gran remedio para tratar la indigestión, la flatulencia y los espasmos abdominales.

Adicional a esto, también tiene la capacidad de refrescar el aliento y evitar la molesta halitosis.

Ingredientes

2 cucharadas de hojas de menta (20 g)
1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?
Hierve una taza de agua, agrégale las hojas de menta y déjala a fuego bajo durante 5 minutos.
Cuando esté lista, tápala y deja que repose 10 minutos más.
Consúmela hasta dos veces al día, después de las comidas principales.

3. Melisa

Es una planta muy recomendada para calmar las dificultades digestivas asociadas al estrés. Tiene un efecto calmante y antiinflamatorio que puede controlar los nervios mientras combate la hinchazón y los gases.

Ingredientes

2 cucharadas de melisa (10 g)
1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?
Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade la melisa. Baja el fuego y permite que se realice la decocción 5 minutos más.
Retírala del fuego, déjala reposar y tómala media hora después de las comidas.
Puedes tomar hasta 3 tazas al día.

4. Ulmaria

Esta hierba es un gran remedio para las personas que luchan con frecuencia contra la acidez y las flatulencias.

Sus propiedades actúan como un antiácido natural y pueden ser útiles en el tratamiento de la gastritis.

Ingredientes

2 cucharadas de ulmaria (20 g)
1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?
Hierve una taza de agua, agrégale la ulmaria y déjala a fuego bajo 3 minutos más.
Cuando esté lista, déjala reposar unos minutos y bébela.
Consume 2 tazas al día, hasta aliviar el problema digestivo.
Te recomendamos leer: 6 remedios caseros para hacerle frente a los gases estomacales o flatulencias

5. Jengibre

La raíz de jengibre se caracteriza por su alto poder digestivo y antiinflamatorio que apoya el tratamiento de las náuseas, las flatulencias y los dolores abdominales.

También tiene una acción antiséptica que puede servir para el tratamiento de las infecciones gastrointestinales.

Ingredientes

1 cucharadita de raíz de jengibre en polvo (5 g)
1 taza de agua (250 ml)
5 gotas de limón
Miel (opcional)

¿Qué debes hacer?
Pon a hervir una taza de agua y agrégale el jengibre rallado fresco.
Déjalo en el fuego 5 minutos, retíralo y déjalo reposar.
Antes de tomarla, potencia sus efectos con 5 gotas de zumo de limón y una cucharadita de miel.
Tómala hasta 3 veces al día, durante el tiempo que sea necesario.
La gran ventaja de estos remedios alternativos es que no generan efectos adversos y tienen beneficios adicionales para el cuerpo.

Elige la planta que más te llame la atención y empieza a tomarla para sentir alivio rápido de las malas digestiones.

Ten en cuenta que los resultados no se obtienen de forma inmediata y pueden variar de persona a persona.

Fuente