Francisco Dominguez Brito

SANTO DOMINGO. El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito reiteró este martes que los actores del sistema de justicia -incluido él- no han sido capaces de lograr que las sanciones de lugar contra el cohecho puedan presentarse, sin embargo, afirmó que “la corrupción no nos va a derrotar”.

“Los ladrones no van a ganar, ellos tienen fuerza, pero no van a poder, podrán en un momento determinado acorralarnos, pero tendremos las fuerzas y la energía para superar esta situación”, afirmó.

Al pronunciar un discurso en una actividad organizada por la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental, en ocasión de conmemorarse el Día Internacional Anticorrupción, el funcionario consideró como uno de los grandes retos que tiene la sociedad dominicana el hecho de que los mecanismos de persecución sean más sólidos y firmes.

El lucro

Cuestionó el afán de lucro que a su juicio tienen muchos funcionarios. “¿Qué nos pasa?”, preguntó. “¿Qué pasa arriba, que si soy ministro, si soy funcionario, por qué quiero tantos vehículos de lujo? ¿Tengo que acumular 100, 200, 300, 500 millones de pesos?, ¿es que yo me los voy a llevar al cielo cuando muera o al infierno si es que me toca; es que me los van a poner en la caja?”, cuestionó.

Recordó que en una anterior gestión como procurador encausó a cinco exministros del expresidente Hipólito Mejía por el caso de desfalco al Estado conocido como Plan Renove y “nunca hubo sanciones”. Las sanciones fueron pírricas de dos años para algunos”, lamentó.

“Nosotros vimos los invernaderos -agregó- cómo se repartieron entre los mismos funcionarios públicos, se les dio 80 mil dólares a cada uno de ellos; vimos casos como el de Bahía de las Águilas, que todavía estamos luchando desde hace 15, 20 años, para que haya una sanción penal, y nuestra esperanza está en la Jurisdicción Inmobiliaria”.

El funcionario siguió citando casos más recientes, entre estos la alegada corrupción en la Oficina Supervisora de Obras del Estado (OISOE), en la Liga Municipal Dominicana, Bienes Nacionales y en alcaldías, y la aceptación de sobornos por parte de jueces articulados en redes para beneficiar a imputados. “Es una guerra constante de aplazamientos, de desconfianzas, de situaciones muy complejas y que al final dan al traste con ese deseo de que haya persecución”, dijo Domínguez Brito.

No obstante el panorama negativo a que hizo referencia, Domínguez Brito también valoró aspectos que consideró positivos e importantes, como las comisiones de Veeduría como mecanismo de empoderamiento de la sociedad, el sorteo de obras, el trabajo de la Dirección General de Contrataciones Públicas y el acceso de la población a informaciones públicas.

FUENTE