image
Si hiciéramos un ranking con los peores dolores sufridos por todo el mundo, el de muelas estaría en las primeras posiciones.

Es realmente insoportable y no nos permite realizar ninguna otra actividad. La sensación se puede producir en todo momento o al masticar o beber un líquido. En este artículo conocerás los mejores remedios naturales para el dolor de muelas.

¿Por qué duelen las muelas?
En la gran mayoría de los casos el dolor de las piezas dentales está causado por las caries que van desgastando el esmalte (la cubierta externa) y la dentina (el marfil de los dientes) y han llegado a afectar el nervio.

También existen otras causas como, por ejemplo:

Dolor de oído
Absceso dental
Lesiones en la boca
Sinusitis
Alimentos descompuestos entre los dientes
Irritación por alimentos entre las muelas
Grietas, caída de empaste, corona o amalgama

Los principales síntomas del dolor de muela son:

Dolor que va de leve a intenso
Hinchazón de la boca
Mal aliento (halitosis)
Latidos en la mejilla

Dos poderosos remedios para el dolor de muela

Si el dolor es muy fuerte y no te permite hacer nada, concentrarte en tus tareas o dormir por la noches sería mejor que visitaras a un odontólogo.

Aunque para muchos ese es el último recurso, podrían evitar bastantes problemas o que el cuadro empeore. Si estás empezando con los síntomas puedes aprovechar las bondades de los remedios caseros. Los dos más eficaces son:

Clavo de olor

Tiene propiedades anestésicas, antibacterianas, antifúngicas y antisépticas. Se usa desde hace siglos para tratar los dolores por infecciones en la boca.

Consigue en un herbolario el aceite de clavo de olor y aprovecha las bondades de uno de sus componentes “estrella”: el eugenol. Esta sustancia actúa directamente frente al dolor.

Quizás sea un poco fuerte en la primera aplicación, pero te aliviará al instante. Si quieres aumentar los beneficios puedes combinar con aceite de almendras o de oliva.

Si no tienes aceite de clavo también puedes usar directamente el tallo o raíz. Necesitarás 2 o 3, nada más.
Tritúralos en el mortero para que te quede un polvillo.
Coloca dentro de un filtro de café y ata con un hilo limpio.
Introdúcelo en la boca, entre la mejilla y la encía de la muela afectada. Mantén todo el tiempo que puedas. La saliva hará que se suelten los jugos del clavo y estos actuarán directamente sobre el dolor.

Ajo
¡Por supuesto que el ajo nos puede ayudar! Es el remedio casero por excelencia, así que nunca puede faltar en nuestro hogar.

Ayuda en los casos en que el dolor es realmente insoportable y hasta que vamos al médico.

Corta un diente de ajo de manera longitudinal y coloca encima de la muela dolorida durante 30 segundos. Retira y aplica la otra mitad otros 30 segundos.

Ajo

El ajo es muy bueno en estos casos porque contiene alicina, un componente antibacteriano que elimina las infecciones y alivia los dolores. No por nada este alimento ha sido utilizado desde hace siglos por diferentes culturas para curar todo tipo de afecciones como analgésico y anestésico.

Las mejores recetas naturales para el dolor de muelas
Además de aprovechar las bondades del clavo de olor y del ajo también tienes a tu disposición otras opciones naturales que te ayudarán a eliminar los síntomas. Presta mucha atención a estas recetas caseras:

Haz un enjuague bucal con una infusión preparada con un puñado de hojas de saúco, 80 ml de vino y 1 pizca de pimienta. ¡Espera a que esté tibio!

Mastica un puñado de hojas de perejil fresco. No incluyas los tallos y lávalas bien antes de introducirlas en la boca.

Haz un buche con un poco de licor de cualquier tipo. El alcohol es absorbido por las encías y el área afectada se adormecerá. Este remedio es perfecto para cuando el dolor no nos deja conciliar el sueño .

Corta una rodaja de cebolla cruda y colócala en la muela afectada. Presiona apretando la mandíbula para que suelte su jugo. Deja que actúe por lo menos 15 minutos.

Realiza una infusión con un puñado de flores de manzanilla y una taza de agua hirviendo. Deja reposar tapado unos minutos. Filtra y, cuando esté a temperatura ambiente, haz buches con el líquido.

También puede embeber una bola de algodón y aplicar en la muela afectada ejerciendo presión.

Disuelve una cucharada de sal gruesa en una taza de agua tibia. Realiza buches durante varios minutos después de cada comida. Esta opción es ideal para el dolor de muela provocado por alimentos que se atascan entre las piezas dentales.

Corta unas hojas y ramas de perejil y realiza una pasta con 1 cucharada de sal y, si es necesario, 1 cucharada de agua. Coloca entre la encía y la mejilla en el área afectada. Deja unos minutos y luego enjuaga con agua tibia.

Embebe un algodón con unas gotas de leche de higuera. Aplica sobre la muela que te duele y deja unos minutos.

Prepara una infusión con 2 cucharadas de ajenjo y 1 taza de agua hirviendo. Deja reposar 5 minutos, filtra y antes de que se enfríe haz buches por varios minutos.

Hierve 1 taza de agua con 2 cucharadas de semillas de sésamo hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Sin filtrar, embebe una bolita de algodón y aplica directamente sobre la muela.

Si la cuelas, haz buches mientras la infusión siga estando tibia.

Fuente