image

 

Las Arrugas son esas marcas que tan poco nos gustan y que tan inevitable parecer ser que aparezcan. Hay veces que se convierten en nuestras peores enemigas, otras que pasan desapercibidas y otras que, simplemente, consiguen nuestra resignación.

Sin embargo, debemos saber que, para rebajar su dureza, sí que podemos hacer algo: mimar nuestra piel diariamente con productos que sean saludables para ella. Bajo el concepto de saludable está, por supuesto, lo natural, algo que tenemos que tener siempre muy en cuenta.

No hace falta que nos gastemos un dineral en cremas antiedad cuando con productos que tenemos al alcance de nuestra mano podemos elaborarnos preparados que nos ayuden a cuidar nuestra piel y a ponerle freno a esas arrugas prematuras que comienzan a asomar en nuestro rostro.

Loción antiarrugas con perejil

El poder antiarrugas del limón, el perejil y la miel

A continuación os vamos a acercar algunas fórmulas naturales para hacer frente a las arrugas que se dibujan en nuestro rostro. No obstante, debemos saber que estos preparados son más bien preventivos, no paliativos o reductores de las arrugas.

Sabiendo esto, es importante que destaquemos qué es lo que resulta beneficioso para nuestra piel de los ingredientes que vamos a utilizar para preparar nuestras lociones. Veámoslo brevemente:

La vitamina C que presenta el limón contribuye a la producción de colágeno.

Los ácidos presentes en la miel reparan el daño de la piel y remueven las células muertas mientras que, a su vez, nutren y reparan el cutis.

El perejil también contiene gran cantidad de vitamina C, que protege a la piel del envejecimiento prematuro derivado de la acción negativa de los radicales libres en nuestras células cutáneas.
Ver también: La vitamina C nos protege frente a enfermedades cardiovasculares

Instrucciones para aplicar estas lociones

Para aplicar estas lociones se debe empapar un trozo de algodón con el que se humedece el cutis y dejarlo actuar unos minutos sobre la cara relajada.
Debemos frotar con movimientos ascendentes.
Tenemos que aplicar estas lociones 2 o 3 días a la semana, a poder ser, intercalados.
Tras aplicar la loción no se debe poner ningún maquillaje ni crema sobre la cara. Así la piel se oxigenará bien.

Aplicación ascendente de cremas y lociones faciales

¿Cómo podemos elaborar esta loción?

Ingredientes

1 vaso de agua (200 ml)
1 cucharada de perejil fresco (trocear las hojas y el tallo de unas ramitas) (10 g)
1 rodaja de limón

Elaboración
Echar en el vaso de agua el perejil y la rodaja de limón y dejarlo reposar toda la noche hasta la mañana siguiente. A continuación, prepara un poco de algodón para aplicar la loción (se puede exprimir la rodaja con la mano)

Aplicación

El tratamiento consiste en aplicar el algodón empapado de loción sobre las arrugas del cutis y dejarla secar. Realizar esta operación por la mañana ayuda a neutralizar los radicales libres.

Otra opción de preparado con limón

Dado que el limón es un potente energizante y limpiador de nuestra piel tenemos numerosas formas de utilizarlo. Así, podemos añadir miel a un vaso de zumo de limón y disolver hasta que se quede un preparado listo para la aplicación

Esta loción debe aplicarse sobre las arrugas del cutis por la mañana y por la noche. Debemos repetir esto todos los días durante un tiempo con el fin de estimular la regeneración de la piel lo máximo posible.

Minimizar la exposición al sol y al viento

Esta es una de las premisas básicas a la hora de cuidar nuestra piel. Es sumamente importante que nos apliquemos protector solar siempre que preveamos que vamos a exponernos a la luz del astro rey.

Lavar el rostro todos los días

Los especialistas recomiendan lavar el rostro dos veces al día. Es importante que pongamos en práctica este hábito, pero no debemos sobrepasarnos con él, ya que podríamos eliminar el pH y los aceites naturales de nuestra piel

Usar un tónico de manera habitual

Esto nos permitirá eliminar aquellas impurezas a las que el lavado diario no consigue. Es importante que lo apliquemos dos o tres veces a la semana. Es aconsejable que el tónico sea natural.

Usar un humectante de buena calidad

Es fundamental que nuestras cremas sean adecuadas. Si bien dicen que no hay pruebas concluyentes de que la crema de día y de noche tengan eficacias diferenciales, sí que es cierto que, por ejemplo, la luz solar inactiva a ciertos componentes como el retinol.

Una rutina de limpieza

Realizar limpiezas a fondo con regularidad

Los peelings o limpiezas profundas son muy recomendables de vez en cuando. La frecuencia dependerá del estado de nuestra piel. Asimismo, es adecuado que nos pongamos en manos de profesionales para llevar a cabo estos tratamientos, ya que una aplicación incorrecta puede tener efectos abrasivos en nuestra piel.

Cambiar aquellos hábitos que son poco saludables

No fumar, no beber, no consumir alimentos procesados, no pasarnos con el azúcar, no llevar una vida sedentaria, etc. Todas estas recomendaciones tan básicas son indispensables e ineludibles para el cuidado de nuestra piel.

Fuente