image

 

Las enfermedades asociadas a la glándula tiroides afectan a una buena parte de la población. Es una dolencia que suele incidir en mayor grado en las mujeres por nuestros constantes cambios hormonales.

Una de las principales funciones de las tiroides es segregar hormonas: la tiroxina y la triyodotironina. Un adecuado equilibrio entre ellas se refleja en nuestro metabolismo, evitando así que se acelere o bien que se vuelva lento.

Cualquier alteración en la glándula tiroides va a determinar que suframos hipertiroidismo o hipotiroidismo, dos enfermedades que requieren de un tratamiento diferenciado y cambiar muchos de nuestros hábitos de vida.

Hoy en nuestro espacio queremos ofrecerte un sencillo remedio natural maravilloso para conseguir dicho equilibrio.

¿Tomamos nota?

Nueces para regular la glándula tiroides

Las nueces constituyen un recurso natural lleno de beneficios que deberíamos incluir en nuestra dieta. Es común que se consuma este fruto seco para controlar el nivel del colesterol, pero lo que mucha gente no sabe es que son un modo estupendo de regular la glándula tiroides.

Las nueces son ricas en selenio, un oligoelemento esencial que ayuda a equilibrar la tiroides y su metabolización de hormonas en nuestro organismo.

Si nuestros niveles de selenio son muy bajos se relaciona de inmediato con una deficiencia en yodo, y ello nos puede ocasionar hipotiroidismo.

Por otra parte, si tienes una inflamación en la glándula tiroides también será muy recomendable consumir entre 15 y 30 gramos de nueces al día.

Las nueces más recomendables para regular la función de la tiroides y equilibrar el nivel de selenio en nuestro organismo son las más verdes.

Tiroides

Beneficios de la miel para la glándula tiroides

La miel natural es un tesoro rico en beneficios para nuestro organismo. Se sabe, por ejemplo, que el consumo regular de miel aporta energía a nuestro cerebro para su normal funcionamiento, así como para optimizar las tareas hepáticas.

Con un cerebro que no sufre caídas de energía y un hígado que logra llevar a cabo sus tareas de metabolización regulamos también nuestra glándula tiroides.

También hemos de tener en cuenta que la glándula tiroides está muy expuesta al medio ambiente, y que existen toxinas en el exterior, e incluso en muchos de los alimentos que consumimos, capaces de alterar su funcionamiento.

La miel purifica nuestro organismo, depura, sana tejidos, elimina toxinas y, además, nos aporta múltiples nutrientes 100% naturales y orgánicos.

La miel también estimula la producción de ácido graso omega 6, que regula los procesos hormonales en nuestro cuerpo. Es fabulosa y adecuada para nuestro día a día como sustituta del azúcar.
Te invitamos a descubrir cómo cuidar de tus tiroides si padeces hipotiroidismo

Remedio para regular el funcionamiento de la glándula tiroides

Ingredientes

40 nueces verdes
1 kg de miel orgánica
Un tarro grande de cristal con cerradura hermética

Preparación

Señalarte, en primer lugar, que sería muy conveniente encontrar nueces aún verdes. Es cuando más selenio contienen y cuando su nivel de maduración temprana encierra mayores beneficios para nuestra glándula tiroides.

Las puedes encontrar en tiendas de alimentación especializada.

No obstante, no pasa nada si no encuentras nueces verdes e incluyes en la receta nueces normales. Seguirán siendo adecuadas para nuestra tiroides.

Lo primero que haremos en caso de encontrar nueces verdes será abrirlas por la mitad y picarlas un poco con un cuchillo o un tenedor dejando la propia cáscara (que aún no es completamente dura).
Si eliges incluir nueces normales, solo tendrás que retirar la cáscara y cortarlas en trocitos. Muy fácil.

Las introduciremos en nuestro frasco de cristal y lo rellenaremos con miel. Es importante que la miel sera orgánica y que no le hayan introducido azúcar.

Las dejaremos macerar a lo largo de una semana. Pasado ese tiempo, ya lo podemos consumir. Lo ideal es que por la mañana te tomes dos cucharaditas (15 gramos de miel con 3 nueces enteras).

Por la noche seguiremos con nuestro remedio. Puedes untar en una rebanada de pan de centeno otra cucharada de miel y añadir un par de nueces a trocitos. Gracias a ese sencillo remedio, lograremos una mejor salud en nuestras tiroides, y además, conciliaremos un sueño más tranquilo.

Fuente